Lima, Perú .– Un diagnóstico de percepciones sobre la situación de violencia en las ciudades de Piura, Iquitos, Arequipa y Lima, realizado por la Comunidad Internacional de Mujeres con VIH (ICW) capítulo Perú,  revela que las mujeres con el VIH, presentan diversos tipos de violencia, que influye en el tratamiento médico y la prevención de la infección crónica.

14095902_1581473015488797_450750829502971892_n

Arely Cano en cabina de radio Conexión Vida

Arely Cano, secretaria regional de ICW Latina, indicó que frente a la problemática de la violencia de género, van a empoderar a las mujeres con VIH en el Perú, para que conozcan sus derechos y pierdan el miedo a denunciar, gracias al financiamiento del Fondo Mundial, que desarrolla un proyecto en 18 países de Latinoamérica.

Precisó, que la violencia de género, pone en más alto riesgo a las mujeres de contraer VIH, pues existe abuso sexual, relaciones sexuales sin protección y dominación del agresor frente a las decisiones que pudieran tener las mujeres, sobre su salud sexual y reproductiva.

“Existen muchos factores que hacen que la violencia hace la mujer, la lleve a ser vulnerable al VIH”, explicó Cano en radio Conexión Vida.

Frente a ello, dijo que los servicios médicos de salud sexual, deben integrarse con los del VIH.

“A veces pasa que una chica va al servicio de salud sexual, pero no pasa por el del VIH o también nadie le explica sobre la violencia sexual que pudiera estar pasando, entonces todo debe ser integral”, expresó.

gRÁFICVO 1

Fuente: Oficina General de Epidemiología -MINSA – Datos a abril del 2016

¿Cómo mejorar la situación?

Durante la presentación del proyecto, Guiselly Flores, coordinadora de Incidencia Política de ICW- Perú, refirió que el país necesita mejorar la intervención integral contra la violencia, pues algunas personas con VIH necesitan ir a albergues para distanciarse del agresor y deben ser recibidas sin discriminación.

El informe, recomienda que los profesionales del Centro de Emergencia Mujer, comisarías y demás operadores de justicia, deberían estar capacitados en violencia de género y su relación con el VIH, utilizando métodos de abordaje especializados y previniendo a las mujeres violentadas en la prevención del VIH.

Además se14138085_1422688574414849_5996865169943307985_oñala que en los servicios de salud, muchas mujeres con VIH sufren “violencia obstétrica”, pues la mayoría es inducida a practicarse esterilizaciones, bajo el pretexto del diagnóstico o sus bajos recursos económicos. Incluso aquellas que deciden procrear, son maltratadas por poner en riesgo a sus bebés, pese a seguir un protocolo para evitar la transmisión vertical, reglamentada por el Ministerio de Salud.

También se hace necesario hacer promoción de los derechos de las mujeres con VIH, para que conozcan los mecanismos de quejas o denuncias, cuando se les vulnere sus derechos, además de un trabajo multisectorial.

Finalmente se recomienda superar el enfoque epidemiológico en el tratamiento del VIH y tender una estrategia concreta con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y el Ministerio de Salud para implementar políticas especializadas que favorezcan a la disminución de la violencia y el VIH.

Escribe: Marlon Castillo / Conexión Vida