La selección peruana no supo ampliar la cancha en los primeros 45 minutos, sin embargo el equipo peruano jugó sin intimidarse

Escribe: Diego Quispe / Conexión Vida

Lima, Perú.- ¿Estamos eliminados? No lo sé. Aunque Ricardo Gareca esté aferrado a los números, existe un realismo plasmador de sensaciones distintas, pero eso no significa que los equipos que vengan a jugar a la capital tengan el plato servido para llevarse los tres puntos. Hoy se enfrentó a una selección argentina que en calidad individual y variantes – a pesar de no contar con Messi – es superior a la blanquirroja. Hoy Perú fue atrevido. A pesar de estar un gol abajo en el marcador en dos ocasiones, esto no impidió que en varios pasajes del partido, la oncena de Gareca pretenda dominar las acciones a base de pases al ras del campo.

Gallese estuvo seguro cuando se presentó los ataques y disparos albicelestes. Es cierto, en el primer tiempo Argentina comenzó imponiendo su estilo en el medio campo. El gol de Mori corresponde en gran parte a responsabilidad de Alberto Rodriguez, quien al transcurrir los minutos deja claro que por el momento, es un buen complemento en la zaga central con Christian Ramos. Las subidas de Dí María fueron contrarrestadas por Aldo Corzo. El lateral derecho no es habilidoso, pero jugó un partido aceptable.

Por otro lado, Miguel Trauco se vistió de creador para servir un pase soberbio a Paolo Guerrero que terminó en gol. El marcador izquierdo está en un buen nivel. Esperamos que el próximo año pueda emigrar.

No fue un buen partido de Joshimar Yotún, la tarjeta amarilla y la presión argentina lo volvieron impreciso en el traslado del balón. Mejoró en el segundo tiempo.El volante de contención, Renato Tapia mantuvo la regularidad y se animó a pegarle de larga distancia en dos oportunidades.

La selección peruana no supo ampliar la cancha en los primeros 45 minutos. Tanto Edison Flores como Christian Benavente realizaron más labores de marca que de ataque. Aún no vemos al Flores que brilló en Universitario de Deportes. La ocasión perdida tras un servicio de Cueva no puede repetirse. También, Benavente aún no ha explotado todo su potencial. No es el mismo de la eliminatoria pasada.

Christian Cueva demostró otra vez el buen momento que atraviesa. La confianza y el temperamento que ha desarrollado desde la pasada Copa América y su consolidación en Sao Paulo lo vuelven el acompañante ideal de Guerrero.

Perú mejoró en el segundo tiempo. Los ingresos de Raúl Ruidiaz y Beto Da Silva refrescaron la presión en el área rival. El atacante del Jong PSV, generó mayor peligro con sus diagonales. Supo asociarse con Guerrero. Paolo anotó el empate. Hizo lo que mejor sabe hacer, recepcionar y aguantar el balón. Esta vez fue gracias a un buen servicio de Trauco.

Argentina administró el esférico de manera más eficiente. Gonzalo Higuain aprovechó el pase de Zavaleta y sombreó el balón para adelantar nuevamente a su selección. Sin embargo, la derrota era injusta. Minutos después, un penal convertido por Cueva decretó el empate a dos. Gareca no debió cambiar al 10 peruano, Lobatón ingresó fuera de ritmo. Pero el resultado ya está.

Este empate nos deja un buen sabor, pero el once peruano, que en el mercado de pases vale menos que un defensa albiceleste; jugó sin intimidarse. Faltan variantes en ataque, carecemos de lateral derecho y centrales con roce internacional. A pesar de estas limitaciones, hoy Perú tuvo ímpetu.