Gabinete Zavala, realizó algunos cambios en los ministerios para el inicio del segundo año de gestión del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Escribe: Marlon Castillo / Conexión Vida 

Lima, Perú.- De nada sirvió conocer la crisis del sistema de salud, que se agrava con una huelga médica que se va para el mes, tampoco importó el comentario donde la ministra de salud dijo que el dengue es un psicosocial, pese a las más 40 personas fallecidas y además tampoco importa saber que existe poca transparencia en el sector. La ministra de Salud, Patricia García Funegra, sigue en el cargo y con ella, diversos funcionarios allegados a la Universidad Cayetano Heredia, que han copado el ministerio.

García, se mantiene firme en el Ministerio de Salud (Minsa), por venia del Presidente Pedro Pablo Kuczynski, que dijo el año pasado, haría honor a su padre y trabajaría en favor de la salud.

Mientras la ministra estaba en la ceremonia de juramentación de las nuevas ministras Ana María Choquehuanca (Ministerio de la Mujer); Cayetana Aljovín ( Ministerio de Energía y Minas) y Fiorella Molinelli (Ministerio Desarrollo e Inclusión Social), me pregunto, cuántos miles de personas seguían sufriendo por una cita en un hospital público y hasta muriendo por faltas de medicamentos o algún equipo médico en su hospital. Son idas y vueltas que cuestan vidas humanas por no tener un plan y modelo de salud definido que defienda el derecho a la salud para todas y todos los peruanos, sin distinguir cuánto dinero llevamos en nuestros bolsillos.

Esperemos por la salud de todos, que  Patricia García tenga menos tropiezos, escuche más a los pacientes y usuarios y evite creer que todo lo tiene bajo control, cuando su permanencia en el cargo está constantemente tambaleando, por sus malas decisiones.

Entiendo que la mejora del sector, no se basa en la ratificación o no del cargo de García, pero también entiendo de la sensibilidad que debe tener cualquier  persona que asume el cargo y afrontar el complejo sector, sin ocultar los problemas, sino más bien dialogando para mejorar el sistema de salud en el país.

No ha sido grato ver que el MINSA trató de forma inhumana a niños y adultos que llegaron desde Cerro de Pasco para reclamar por un derecho, que se les debió ser otorgado, sin esperar el reclamo y la humillación que recibieron.

Pese a todo, García deberá nuevamente afrontar el cargo en este segundo año de gobierno. Esperemos por la salud de todos, que  Patricia García tenga menos tropiezos, escuche más a los pacientes y usuarios y evite creer que todo lo tiene bajo control, cuando su permanencia en el cargo está constantemente tambaleando, por sus malas decisiones.

Aún falta el anuncio presidencial para conocer cuál será el futuro de la salud en el país.