SIS no cuenta ni con jeringas para tratamientos médicos y colectivo de vigilancia de medicamentos para el VIH cuestiona compras con mala programación de antirretrovirales.

Escribe: Marlon Castillo / Conexión Vida 

Lima, Perú.-  En los últimos días un comunicado de prensa del  Ministerio de Salud (Minsa) que respondía la publicación que realizó el  Gremio de Salud de la Cámara de Comercio de Lima – Comsalud, puso en evidencia que la situación del abastecimiento de medicamentos e insumos de salud en los hospitales del país, es grave.

Esto, más que una novedad, era la afirmación de lo que a diario pasan los pacientes y usuarios de los servicios de salud en los diferentes establecimientos del Minsa, ante la falta de medicamentos e instrumental médico.

Sandro Stapleton

Sandro Stapleton, presidente del Sector de Material e Instrumental Médico de Comsalud, indicó que el Minsa tiene una deuda de 800 millones de soles, que arrastra desde hace  3 años, lo cual afectará 500 hospitales,  15 institutos de salud,  2098 centros de salud y 7 mil 124 puestos de salud en todo el Perú, ante la ausencia de insumos y medicinas.

Frente a este caso, el Minsa manifestó que gestiona la deuda, pero a la vez explicó que solo este año, el Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares), adquirió medicamentos correspondientes a 408 tipos de productos farmacéuticos, por un monto de S/ 860 millones, entre los que figuran fármacos oncológicos, anti tuberculosis y antiretrovirales (Medicamentos para el VIH y Hepatitis)  y fármacos para el tratamiento de diversas enfermedades.

Personas con o sin SIS deben gastar de su dinero para comprar medicamentos, insumos y pruebas de laboratorio ante desabastecimiento en hospitales.

Asimismo, se informó que Cenares inició nuevos procesos de compras corporativas de productos farmacéuticos y dispositivos médicos para garantizar la continuidad de los servicios de salud.

¿Quién miente?

Aunque un comunicado parece tapar al otro; lo cierto es que las personas con Seguro Integral de Salud (SIS) o sin el, deben sacar de sus bolsillos el dinero necesario para cubrir sus propias necesidades en salud y evitar morir en el pasillo de un sanatorio.

El sábado pasado, una persona con VIH afiliado al SIS, debió gastar un promedio de 120 soles ante la falta de filtros, jeringas y pruebas de laboratorio.

El hospital Arzobispo Loayza, no contaba con jeringas para poner el suero.  Tampoco tenía filtros para hemodiálisis y las pruebas para Hepatitis C,estaban a cargo de una empresa de laboratorios privada, ubicada estratégicamente dentro del nosocomio y en el espacio cedido a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, para investigaciones y docencia en salud.

Según Comsalud, el problema se debe a que el hospital Loayza adeuda más de 3 millones 7100 mil soles a diversos proveedores, donde se encuentra la empresa Nipro Medical que proporciona todo tipo de instrumental para diálisis y que en la actualidad en todos sus contratos con hospitales del Minsa aún no se le cancelan 2 millones 324 mil soles. Es decir que cualquier persona que necesita una diálisis debe comprar los filtros y las agujas, lo que le demandan un promedio de 95 soles por sesión, tal como le ocurrió al usuario, que fue contactado  por nuestra emisora,  Conexión Vida.

La deuda también abarca a la empresa que provee gas a la mayoría de hospitales del país. Linde Gas Perú, ya no puede entregar este producto porque se le adeuda 4 millones 568 mil soles. B. Braun Medical encargada de la venta de sueros, también tiene problemas financieros porque el Minsa le debe 4 millones 227 mil soles.

También existe mala programación en compras 

Si bien, para este gobierno los recursos son escasos, pero existe la posibilidad de cancelar la deuda sin generar un desbalance económico del presupuesto nacional, el problema del desabastecimiento de medicamentos, también responde a deficiencias técnicas, como la programación de compras que realiza Cenares, ahora a cargo del almirante Orestes Cáceres Zapata.

Además de Tenofovir, medicamentos para terapia de “rescate del VIH”, es decir personas que han hecho resistencia medicamentosa a otros tratamientos como Raltegravir, también faltaron en los hospitales del Minsa y EsSalud.

El caso de los medicamentos para el VIH, es visible la mala programación en las compras. El 17 de enero del presente año, el Cenares adjudicó a la empresa Seven Pharma SAC un total de 1 millón 579 mil 630 tabletas del medicamento Tenofovir 300 mg para todo el año 2017 en el Minsa, Essalud y Saludpol del Ministerio del Interior. Todo hace indicar que el calculo de necesidad del producto fue inferior al que se necesitaba y por eso desde fines de octubre hasta la actualidad se racionaliza la entrega de este medicamento esencial para las personas con la condición crónica del VIH.

El producto ha tenido stock cero en los lugares donde se entrega el Targa (Tratamiento Antirretroviral de Gran Actividad) y en hospitales como el Dos de Mayo a algunos usuarios le daban para 5 días cuando por lo general reciben la medicación cada tres meses.

El colectivo de vigilancia del abastecimiento de medicamentos para el VIH – Givar – reporta hasta el 8 de noviembre un total de 67 quejas, dos quejas más que el 2016. El 60% de las denuncias por falta de medicinas se han registrado en hospitales del Minsa (39) y el resto en EsSalud (23) y la sanidad de la Policía Nacional del Perú (5).

Además de Tenofovir, medicamentos para terapia de “rescate”, es decir personas que han hecho resistencia medicamentosa a otros tratamientos como Raltegravir, Abacavir y Ritonavir también faltaron en los hospitales del Minsa y EsSalud.

Detalle de uno de los termómetros de GIVAR

Los representantes de Givar advierten que el sector indica constantemente que la falta de medicamentos se debe al incendio ocurrido en los almacenes del Cenares ocurrido en octubre de 2016, pero para este colectivo se trata de una mala programación, logística en la distribución y retrasos en las entregas de los productos por parte de los proveedores, donde hay poca transparencia en la información.

Señalan también que el cambio de terapias de manera indiscriminada es un asunto perjudicial para los usuarios, que se realiza cada vez que existe desabastecimiento. Se avecina una nueva compra de medicamentos para el VIH, y se espera tener una mejor programación para evitar desabastecimientos.

La gestión de Fernando D’Alessio como autoridad máxima de la salud en el país deberá apuntar a solucionar este tipo de deficiencias para evitar mayor deterioro del sector, que vulnera el derecho a la salud y la vida de millones de peruanos y peruanas.

Puedes descargar las evidencias de la noticia