Minsa deberá comprometerse en garantizar financiamiento sostenible para poner fin a la tuberculosis

0
853 views
Foto: Captura conferencia

Perú, uno de los países con mayor número de personas con tuberculosis en América Latina y también con casos de extremadamente resistentes al tratamiento, requiere de respuesta multisectorial para poner fin a esta condición de salud, catalogada por la OMS como la más infecciosa, letal y una de las 10 principales causas de muerte en el mundo.

Escribe: Marlon Castillo / Conexión Vida 

Lima, Perú.-  El presidente de Rusia, Vladimir Putin, así como autoridades y ministros de casi todo el mundo, se reúnen en Moscú  en la Primera Conferencia Ministerial Mundial de la Organización Mundial de la Salud que busca poner fin a la tuberculosis (TB).

Vladimir Putin

Ante delegados de 194 países, Putin señaló que la TB mantiene su vigencia y constituye una seria amenaza para el planeta, pese al avance en la medicina, los métodos de diagnóstico y de tratamiento.

La enfermedad produce más fallecimientos que cualquier otro en el mundo y de ella tampoco se puede considerar a salvo ningún habitante, ni siquiera de los países desarrollados, con un alto nivel de vida y medicina de calidad, advirtió el jefe de Estado.

 

Compromiso de Perú

Según el Informe Global sobre Tuberculosis 2016 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el Perú se registraron 1,261 casos de la variante multidrogoresistente (MDR), frente a los 759 de Brasil, los 44 de Bolivia y los 81 de Haití.

Ministro de Salud

El ministro Fernando D’Alessio, así como sus homólogos de cerca de 200 países en todo el mundo, firmarán una declaración de alto nivel en la que se establecerán compromisos ambiciosos con miras a que los países aceleren la acción para poner fin a la tuberculosis.

La declaración servirá de guía para la primera reunión de alto nivel sobre la tuberculosis que la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrará en 2018.

La medida supone que los gobiernos se comprometen a: Brindar cobertura universal de la prevención y atención de la tuberculosis; financiamiento sostenible; protección social en diversos campos como el laboral; respeto de los derechos humanos, investigar sobre la enfermedad y hacer un esfuerzo en conjunto con la prevención del VIH, para reducir muertes.

Las metas a las que el Perú se compromete en lograr han sido denominadas 80-90-100, una estrategia parecida al que tiene Onusida con el VIH, en la que se plantea poner fin a la tuberculosis para el año 2030.

Descarga el perfil epidemiológico de TB del Perú 

El 80%, significa que este porcentaje deberá ser el  descenso en nuevos casos de tuberculosis.  En tanto, el 90% se refiere a la disminución de muertes por tuberculosis en el país. Mientras que el  100% tiene que ver con la protección social de las familias afectadas por la tuberculosis. Todas deben estar  protegidas frente a  costos catastróficos.

Operaciones al Tórax 

En Lima, diversas organizaciones protestaron de manera pacífica en un evento organizado por la Coordinadora Nacional Multisectorial de Salud (Conamusa) ante la espera prolongada de 2 años de operaciones al tórax para personas con TB MDR.

Aunque existen 127 personas que esperan ingresar con urgencia al quirófano, el Ministerio de Salud, avanza a paso lento la implementación de una sala de operaciones en el hospital de Villa El Salvador (sur de Lima).

“No tenemos aún en el Perú la capacidad de operar personas con tuberculosis. Este es un tema muy crítico, sobre todo porque la incidencia de esta enfermedad es alta y requiere de un especial cuidado teniendo en cuenta que también es un tema epidemiológico. En ese sentido, estamos por implementar esta sala de operaciones, unidad de cuidados intensivos (UCI), así como hospitalización, con condiciones especiales, como contar con mayor ventilación, para el cuidado pre y post operatorio que demandan este tipo de pacientes”, señaló la autoridad de salud.

Otra de las deficiencias en el programa de tuberculosis, es la intervención articulada del Estado, a través del Minsa, el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) y los gobiernos locales, para la prevención y control de la tuberculosis en el país, en la compra y distribución canastas de alimentos para las personas que se encuentran en tratamiento.

Aunque el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) transfirió el presupuesto para la ejecución y cierre de brechas de dicho programa, algunos municipios no cumplen con entregar los alimentos a las personas afectadas.

El Perú, uno de los países que lidera el número de casos de TB en la región, deberá emprender respuestas efectivas que garanticen los derechos de las personas con tuberculosis y de combatir las determinantes sociales que nos posicionan primero en esta enfermedad.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here