La comunidad científica ha empezado a poner el foco en las llamadas chemsex —sexo químico, en inglés y el problema del VIH

Escribe: Puri Caro / 20 Minutos – España 

Barcelona, España.- El ‘chemsex’ (la práctica sexual durante muchas horas seguidas asociada al consumo de varios tipos de drogas) no es ni reciente ni actual, aunque en los últimos meses ha copado numerosas portadas de prensa debido al aumento de su incidencia entre la comunidad gay masculina y LGTBI en España y sobre todo de los consumos problemáticos.

Sí que las entidades privadas que dan cobertura al colectivo, como Stop Sida y BCN CheckPoint en Barcelona, han comenzado a trabajar codo a codo con la sanidad pública para dar respuesta al número creciente de casos de los que tienen conocimiento.

En el último año dos personas han fallecido en Urgencias por complicaciones de salud derivadas del ‘chemsex’.

Los esfuerzos tanto de información como de tratamiento se están multiplicando y han llevado a realizar el primer estudio de tipo cualitativo en Barcelona y en el Estado sobre las implicaciones del ‘chemsex’ entre sus practicantes.

El Hospital Clínic, que tiene una unidad de seguimiento de pacientes con VIH, también está poniendo actualmente en marcha una unidad específica para ‘chemsex’.

Discoteca de comunidad TLGBI en Londres

En el último año dos personas han fallecido en Urgencias por complicaciones de salud derivadas del ‘chemsex’. La frecuencia de uso de ‘chemsex’ entre las personas de la unidad de control de VIH extraída de encuestas anónimas es del 40% (similar a Madrid) ha explicado este jueves el doctor José Luis Blanco.

Hace pocas semanas, el Pla d’Acció de Drogues 2017-2020 del Ayuntamiento de Barcelona incluye por primera vez acciones para luchar contra el uso de sustancias vinculado al sexo, tras haber detectado en 2016 casi 200 casos de uso de metanfetaminas entre el colectivo homosexual en la capital catalana (un total de 193).

Los principales problemas vinculados al ‘chemsex’, como las adicciones, problemas en la esfera privada y laboral y la aparición de enfermedades de transmisión sexual El responsable del estudio impulsado por Stop Sida y la Agència de Salut Pública, Percy Fernández Dávila, ha recordado los principales problemas vinculados al ‘chemsex’, como las adicciones, problemas en la esfera privada y laboral y la aparición de enfermedades de transmisión sexual.

Fernández Dávila también ha alertado de la importancia de abordar el fenómeno a nivel sanitario en España antes de que este salte del colectivo gay masculino al heterosexual, como ya ocurre en los Estados Unidos.

Entrando en el estudio, el perfil del usuario del ‘chemsex’ es generalmente policonsumidor de estupefacientes, especialmente tina, bien en fiestas de sexo o en saunas, donde las sesiones pueden llegar a las 72 horas. Uno de los efectos de las drogas empleadas es aumentar la líbido e inhibir el hambre y el sueño, lo que posibilita alargar la práctica sexual. Además, también se practica ‘chemsex’ por Internet.