Magic Johnson e Isiah Thomas, dos de las grandes glorias que ha dado el baloncesto, han puesto fin a su histórica pelea entre lágrimas

Estados Unidos.- Earvin “Magic” Johnson e Isiah Thomas, dos leyendas de la NBA, ha puesto fin a una guerra de más de 25 años. Fueron grandes amigos en los ’80, durante su época de jugadores. Pero tuvieron una fuerte pelea a principios de los ’90 y se habían mantenido distanciados hasta la entrevista que compartieron en NBA TV.

Magic Johnson, ganador de cinco anillos con Los Angeles Lakes, anunció que vive con el VIH e Isiah Thomas, que ganó dos títulos con Detroit Pistons, hizo unas declaraciones que no sentaron nada bien a su amigo.

Magic, quien también pensó que Thomas había difundido falsos rumores sobre su sexualidad, lo vetó del ‘Dream Team’ que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 1992. Pasaron de ser amigos de la universidad y besarse antes de las finales de 1987-88, a odiarse y pasar muchos años enemistados.

El momento no pudo ser más emotivo. Las lágrimas afloraron y el encuentro selló con un fuerte abrazo y un beso en sus mejillas.

Las imágenes hablan por sí solas.

 

La guerra entre ambos llegó a su fin con una conmovedora charla entre lágrimas. “Déjame decirte que este ha sido un día tremendo. Mi mujer, mi padre y mi madre me decían que tenía que volver

a sentarme contigo. Así que cuando me llamaron no tuve dudas y dije vamos a hacer esto. Así que sentarme frente a ti y poder revivir esos momentos de diversión, excelencia, de trabajo duro, de soñar a lo grande… Eres mi hermano, así que déjame pedirte perdón si te he hecho daño y por no haber podido estar juntos. Dios es bueno por reunirnos otra vez”, le dijo Magic Johnson a Isiah Thomas.

Luego se pusieron de pie, se fundieron en un abrazo y empezaron a llorar. La NBA fue artífice de una de las reconciliaciones más esperadas de la historia del baloncesto.

Ahora, tanto tiempo después, los dos hombres se han perdonado. Y lo han hecho en un vídeo que, por muy preparado que esté todo en el espectáculo televisivo, se ve la gran verdad que una vez me dijo una mujer mucho más inteligente que yo: “No importa quién, ni la circunstancia, cuánto tengan, cuán famosos sean. Lo cierto es que todos somos personas todo el rato”.

Fuente: Infobae