La utilización de dispositivos de retención para niños reduce el riesgo de traumatismos graves hasta un 80%, a diferencia de lo que ocurre cuando solo se los protege con cinturones de seguridad. Además, hay un 77% menos de probabilidades de que los niños que viajan en sillas de seguridad se lesionen durante un accidente, en comparación con los niños que no llevan ningún tipo de protección. Solo 53 países, que representan el 17% de la población mundial, tienen leyes sobre el uso de dispositivos de retención para niños que están en consonancia con las mejores prácticas. Dichas leyes prohíben ubicar a los niños en el asiento delantero y exigen que los dispositivos de retención para niños sean apropiados para su edad, altura y peso.

La utilización de dispositivos de retención para niños reduce el riesgo de traumatismos graves hasta un 80%, a diferencia de lo que ocurre cuando solo se los protege con cinturones de seguridad. Además, hay un 77% menos de probabilidades de que los niños que viajan en sillas de seguridad se lesionen durante un accidente, en comparación con los niños que no llevan ningún tipo de protección. Solo 53 países, que representan el 17% de la población mundial, tienen leyes sobre el uso de dispositivos de retención para niños que están en consonancia con las mejores prácticas. Dichas leyes prohíben ubicar a los niños en el asiento delantero y exigen que los dispositivos de retención para niños sean apropiados para su edad, altura y peso.