Conducir bajo los efectos del alcohol con una concentración de alcohol en sangre (CAS) mayor a 0,05 g/dl aumenta el riesgo de sufrir un accidente de forma significativa. La OMS recomienda una CAS igual o inferior a 0,05 g/dl para la población general, y un límite igual o inferior a 0,02 g/dl para los conductores jóvenes y nóveles. Solo 34 países, que representan el 29% de la población mundial, tienen leyes nacionales sobre la conducción bajo los efectos del alcohol en consonancia con las mejores prácticas.

Conducir bajo los efectos del alcohol con una concentración de alcohol en sangre (CAS) mayor a 0,05 g/dl aumenta el riesgo de sufrir un accidente de forma significativa. La OMS recomienda una CAS igual o inferior a 0,05 g/dl para la población general, y un límite igual o inferior a 0,02 g/dl para los conductores jóvenes y nóveles. Solo 34 países, que representan el 29% de la población mundial, tienen leyes nacionales sobre la conducción bajo los efectos del alcohol en consonancia con las mejores prácticas.