Heridos fueron trasladados al Hospital Carrión, Hospital Sabogal, Hospital Centro Médico Naval, Clínica San Judas Tadeo y Hospital de Chancay

Lima, Perú.- La Superintendencia Nacional de Salud (SUSALUD), informó que en el marco de sus funciones de promover, proteger y defender los derechos de las personas al acceso a los servicios de salud, tomó conocimiento del accidente que ocurrió en el Serpentín de Pasamayo, en Huaral. Personal de la Intendencia de Protección de Derechos de Salud llegó a los establecimientos de salud para verificar la inmediata y adecuada atención a los heridos.

Según la información que los hospitales brindaron a SUSALUD, los seis pacientes se encuentran estables: Hansel Eduardo Córdova Pacherres (20), herido policontuso, fue referido al Hospital Alberto Sabogal; Carlos Ramos Vásquez (40), Javier Martín Quispe Soto(33), se encuentran siendo atendidos en el Hospital Daniel Alcides Carrión, todos por presentar fracturas expuestas; así como Keni Brayan Villalobos Rojas(27), quien ha sido referido al Hospital Centro Médico Naval y Lenin Joel Bances Diaz(26), quien se encuentra internado en la clínica San Judas Tadeo; mientras que Max Francis Jiménez Vilcayauri (24), fue derivado al Hospital de Chancay, donde se mantiene hospitalizado por politraumatismo.

“SUSALUD está siguiendo el hecho y haciendo un monitoreo constante a través de nuestra plataforma de atención al usuario, apoyando a los heridos y acudiendo a los hospitales donde se encuentran”, enfatizó el Intendente de Protección de Derechos en Salud, Iván Cárdenas.

Familiares de heridos deben comprar medicinas 

Luis Ramos, hermano de uno de los sobrevivientes del accidente de tránsito, narró que debe comprar medicamentos y pagar servicios de tomografía denunciando que el hospital Daniel Alcides Carrión del Callao no cubre los gastos de su familiar, pese a que el bus en el que viajaba cuenta con un seguro contra accidentes.

Mientras que la directora del nosocomio dijo que los heridos se encuentran atendidos mediante la ley de emergencias.

Con recetas en mano Luis Ramos, indicó que por lo menos su hermano necesita dos años de reposo y nadie se responsabiliza por su situación de salud. Precisó que la asistenta social del nosocomio lo ayuda para reducir los gastos en medicamentos y pruebas médicas, aunque no es suficiente.