Pasar de la dosis diaria a una semanal reduciría significativamente los fallos terapéuticos y podría prevenir nuevos casos en poblaciones de alto riesgo.

Investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH) y del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge (EE.UU.) han desarrollado una píldora que combina diversos antirretrovirales contra el VIH en una sola dosis y que es capaz de liberarlos lentamente durante una semana.

Este sistema de liberación lento iguala en efectividad a los actuales tratamientos basados en una o más dosis diarias y los investigadores creen que puede mejorar la adherencia al tratamiento del paciente, uno de los principales retos en la lucha contra el VIH. Eso, a su vez, podría disminuir el fracaso del tratamiento y la emergencia de virus resistentes al fármaco.

Si bien las actuales terapias combinadas han logrado controlar el VIH y ayudan a prevenir que se disemine el virus, se ha observado que los pacientes no suelen cumplir la pauta de medicación: muchos tratamientos solo requieren tomar una píldora al día y otros consisten en dos dosis diarias de diversas píldoras. Estudios previos han constatado que en ensayos clínicos de fármacos contra el VIH, sólo tres de cada 10 pacientes seguían la pauta médica.

Investigan medicamento. Foto: Internet

Investigan medicamento. Foto: Internet

El innovador trabajo ha visto la luz en el último número de «Nature Communica-tions». Los científicos de la compañía bioinnovadora Lyndra, que está desarrollando el mecanismo de liberación, trabajan con los posibles futuros usos en otras especialidades.

Con el objetivo de mejorar la adherencia al tratamiento, los investigadores se basaron en un diseño previo de 2016 de una cápsula que, una vez en el estómago, se despliega con la estructura de una estrella, demasiado grande para pasar por el píloro y salir del estómago, pero que permite que los alimentos sigan pasando por el sistema digestivo. Esta nueva píldora puede transportar varios antirretrovirales a la vez y liberarlos a lo largo del tiempo.

En un estudio realizado con cerdos, los investigadores comprobaron que la pastilla, ingerida por vía oral, liberó tres fármacos antirretrovirales lentamente, lo que resultó en niveles suficientemente elevados de medicamento durante una semana.

También utilizaron modelos matemáticos para analizar el impacto de esta única píldora en la adherencia al tratamiento y sus resultados indican que pasar de la dosis diaria a una semanal reduciría significativamente los fallos terapéuticos y podría prevenir nuevos casos en poblaciones de alto riesgo.

Fuente: Agencias