Activistas cuestionan que metas no superen el 40% para pruebas de descarte del VIH, ya que 1 de cada 4 mujeres trans vive con el VIH. Piden al Gobierno superar el 60% coberturas de tamizaje y erradicar discriminación.  

Escriben: Renato Arana y Marlon Castillo / Conexión Vida

Lima, Perú.- El pasado 1 de febrero, el Gobierno, a través del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, publicó  el decreto supremo que aprueba el Plan Nacional de Derechos Humanos 2018-2021 (PNDH), documento que contempla políticas públicas en beneficio de los ciudadanos del país, con el principal objetivo de promover una cultura de paz y la protección de los derechos de todos los peruanos y peruanas.

En años anteriores este documento causó críticas y plantones por eliminar a la comunidad TLGBI (Trans, lesbianas, gais, bisexuales e intersexuales) de las políticas públicas.  Este nuevo plan no está exento de críticas, pues  saltan a la luz las metas que se plantea el Ministerio de Salud frente a la prevención y detección del VIH en poblaciones vulnerables como la comunidad trans y gay.

En la página 115 del PNDH se presenta  como uno de los objetivos para temas de salud y VIH  fortalecer la prevención  y garantizar el tratamiento oportuno de las personas que viven con esta condición de salud, no obstante en una de sus acciones estratégicas para realizar pruebas de VIH a la población trans femenina, se pone como meta al 2021 alcanzar apenas el 25% de la cobertura en el tamizaje.

Una meta irrisoria si conocemos que la población trans es la de mayor prevalencia. Según el informe epidemiológico del Ministerio de Salud de diciembre del año pasado, señala que en trans femeninas la  prevalencia del VIH  llega hasta un 21% , es decir, 1 de cada 5 mujeres trans vive con VIH.

“Esa meta es demasiada baja.  Si se tiene la idea de llagar a las metas  90-90 -90 (Metas que el Perú se ha comprometido a cumplir en un compromiso con las Naciones Unidas para eliminar el Sida al 2020) lo veo difícil de llegar. Creo que el Ministerio de Salud puede intentar llegar hasta un  60% de cobertura”, manifestó Gabriela Mariño Llamoja, presidente de la Asociación Civil Ángel Azul, que agrupa a varias trans femeninas.

Mariño sostiene que aunque hasta el año pasado el Minsa logró hacer pruebas de VIH al  5% de la comunidad trans se puede lograr una mayor cobertura en 3 años.

“Según la experiencia que hemos tenido, existen intervenciones itinerantes, que hemos realizado en el año  2016, donde hemos ido a los espacios de socialización de las mujeres trans, domicilios, peluquerías, canchas deportivas, zonas de trabajo sexual donde se les aborda y se les logra hacer pruebas de VIH y vincular a un hospital si salen positivas” dijo la activista por los derechos de las mujeres trans.

Baja cobertura en población gay

De acuerdo con cifras del Ministerio de Salud, en la actualidad el 18% de los hombres que tienen sexo con hombres se realizaron una prueba de VIH. El PNDH ha fijado como máximo objetivo hacer detección del VIH al 40% de la población gay para el 2021.

La prevalencia de VIH estimada en hombres que tienen sexo con hombres o población gay,  es de 12%, es decir, 1 de cada 8 hombres que tienen sexo con hombres vive con VIH, sin embargo, muchos des conocen su diagnóstico. 

“Tendremos mas personas diagnosticadas y tratadas o quizá mal tratadas con tanto problema de falta de medicamentos”

“Sin lugar a dudas las metas son muy pobres. Llama la atención que solo se asignen compromisos al Minsa y ninguno al Minjus u otros sectores…Toda la respuesta a la epidemia esta medicalizada y reducida a testear y tratar que es una buena estrategia pero que se ha convertido en mantra y paradigma, olvidando realmente temas de discriminación y derechos humanos”, enfatiza Pablo Anamaría, activista por los derechos de las personas que viven con el VIH.

Entrevista a Pablo Anamaría del Movimiento de Personas que viven con el VIH

Anamaría comentó que se debe poner énfasis en la prevención del VIH y eliminar la discriminación en todos los espacios.  “Tendremos mas personas diagnosticadas y tratadas o quizá mejor mal tratadas con tanto problema de falta de medicamentos”, ironizó.

Puedes descargar el Plan completo aquí

 En tanto, el viceministro de Derechos Humanos y Acceso a la Justicia, José Manuel Coloma, remarcó que el PNDH  cumple un compromiso esencial asumido por el Estado peruano ante el país y ante la comunidad internacional. “El plan busca responder a los intereses de la mayoría de peruanos, con el fin de acompañarlos, desde el Estado, a atender y resolver sus grandes problemas. Es, en principio, un orientador de políticas públicas”, anotó.

Precisó que el plan tiene un  enfoque de gestión por resultados en materia de derechos humanos permitirá, por primera vez, incluir indicadores para cada una de las más de 150 acciones acordadas.

Se debe indicar, que el Plan Nacional se elaboró a través de una metodología  participativa, en cuyo proceso de formulación intervinieron todos los sectores del Poder Ejecutivo (19 ministerios), el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan), Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza, Acuerdo Nacional, Gobiernos Regionales y Sociedad Civil. Precisamente los integrantes de la sociedad civil que participaron dijeron que no lograron hacer modificaciones al plan de metas, porque era el Ministerio de Salud que finalmente las fijaba de acuerdo a sus posibilidades para cumplirlas hasta el 2021.