Investigadora española participa del seminario sobre la Resistencia Antimicrobiana en Sudamérica y Europa, que se desarrolla en Lima, donde más de 50 expertos nacionales e internacionales en salud debaten sobre la lucha contra la creciente tenacidad de los patógenos y su impacto en la salud pública.

 

 

Entrevista: Renato Arana Conde / Conexión Vida 

 

Aquel antibiótico que usted se administra para una infección ya no le podría curar. Los microorganismos patógenos se vuelven más fuertes con el paso de los años, gracias a su poder de adaptación y al mal uso que le damos a los bactericidas. Y la tendencia va, desgraciadamente, cuesta arriba. Para el año 2050, se estima que 10 millones de personas morirán porque sus antibióticos no le harán efecto. En España, desde hace cuatro años se viene combatiendo con buen resultado esta amenaza y la encargada de esta batalla es Cristina Muñoz Madero, jefe de Servicio de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. ¿Lograremos el mismo resultado que el país ibérico?

-¿Nos estamos quedando sin la acción de los antibióticos?
-Los antibióticos ya no funcionan porque cada vez hay más resistencia en las bacterias, con lo cual curan cada vez menos enfermedades, tanto en hombres como en animales.
-¿En qué enfermedades se concentra la resistencia a los antibióticos?
-En España son las klebsiellas.
-¿Un género de bacterias?
-Correcto. El principal problema son las resistencias frente a las carbapenem que son antibióticos de gran poder bactericida.
-¿Pero?
-Una bacteria que sea resistente a la carbapenem es resistente a todos los demás antibióticos. Ante lo cual, no tienes alternativa para curar a una persona infectada.
¿Desde cuándo se ha agudizado la resistencia a los antibióticos?
-Desde hace muchas décadas. Sin embargo nos hemos puesto a trabajar, en serio, desde hace apenas diez años, cuando nos dimos cuenta que la gente se moría porque no tenían un antibiótico y esa situación nos detiene toda la medicina moderna.
-¿Una situación así no promueve la investigación, acaso?
-Me refiero a que la resistencia a los antibióticos no nos permite hacer trasplantes de órganos, realizar quimioterapias. Tampoco nos permite hacer una cirugía menor: ¡Te mueres por la simple infección porque no tienes un antibiótico que te cure!

“La bacteria no quiere ser resistente, pero es su mecanismo de defensa para no morir”

-¿Y en el caso de personas que viven con VIH?
-Es mucho peor porque, cuando tienes una persona inmunodeprimida, está mucho más expuesta a las infecciones que incluso son producidas por una bacteria que posee muchas resistencias. Por lo tanto, recuperar a esas personas es mucho peor. Cuando esta gente permanece en la Unidad de Vigilancia Intensiva de un hospital está en mayor riesgo de pasar por una infección de una bacteria resistente.
-¿Influye el factor humano en esta resistencia?
-Es todo, la bacteria tiene resistencia natural, pero generar resistencia le cuesta energía a la bacteria. Ella no quiere ser resistente, pero es su mecanismo de defensa para no morir.
-Es un estado de emergencia para la bacteria…
-Sí, pero la excesiva cantidad de antibióticos mata a las más débiles. No obstante, quedan vivas las más fuertes.
-¿Cómo actúan las bacterias sobrevivientes?
-Ellas van transmitiendo a las demás el mecanismo de resistencia. Es por eso que, una de las causas de la resistencia es cómo usamos los antibióticos: ¡Los usamos mal!
-Deberíamos dejar de abusar de los antibióticos, entonces.
-Más bien, lo que tenemos que hacer es prevenir las enfermedades para no tener que usar los antibióticos. Ese es el objetivo, porque los antibióticos se tienen que seguir usando.
-Como último recurso…
-Solo cuando se le necesite.

“2 354 personas en un año han muerto en España por resistencia a los antibióticos”

Investigadora participa del seminario sobre la Resistencia Antimicrobiana en Sudamérica y Europa, que se desarrolla en Lima

-¿Cómo ha sido su experiencia combatiendo la resistencia en España?
-La gente se ha concientizado mucho, pero ha sido una labor conjunta de comunicación. Hay que llegar a la gente y explicarle lo importante que es. Costó mucho al inicio, pero creo que hemos alcanzado objetivos que, hasta para nosotros, han superado lo que esperábamos.
-¿Cuál fue el primer obstáculo para ustedes?
-La coordinación de la gente. El explicarles que, si tú trabajas por separado, consigues menos que en trabajo conjunto. Cuando tienes un objetivo común el trabajo también tiene que serlo. Luego fue mucho más fácil porque muchas cosas ya están hechas, pero muchos de ellos no sabían lo que estaban haciendo los otros. Trabajar juntos porque ya no hay solo médicos, enfermeros, veterinarios. Ya no son más disciplinas separadas.
-¿Esa experiencia es factible, también en el Perú, pese a las particularidades de cada país?
-Sí, se puede aplicar en todos los sitios. Lo que se está haciendo en Perú me recuerda a nuestra labor, al inicio, en España. Luego cada uno tiene que jugar con su propia realidad, pero deben convencerse que deben trabajar con todos los organismos implicados. Ustedes están aún en una etapa muy inicial.
-¿Qué nos retrasa?
-Ustedes han hecho mucho, pero por separado. Hay un plan en agricultura, un plan para laboratorios, para los alimentos… ¡y eso divide! Hay que tener un plan que integre a todos…
-¿…y que lo coordine un ministerio o un organismo creado para ello?
-¡Da igual quien coordine! Se trata de que todos trabajen de forma conjunta. En España coordinamos la Agencia: trabajamos juntos medicina humana y veterinaria. Así nos es más fácil coordinar. Puede ser un ministerio o dos… o cada uno, según realidad.


-¿En España cuantos han muerto por resistencia a los antibióticos?
-Dos mil 354 personas en un año. También hay muertes que, se ignoran, han sido por resistencia. Se achacan a otra cosa.
-¿La migración masiva de venezolanos empeora nuestra situación?
-Ahora los seres humanos viajamos muchísimo. Entonces, si yo soy portadora de una bacteria y vengo a Perú, puedo dejarla aquí y ya te la pasé. Luego, tú la vas transmitiendo. ¡No hay barreras! Los controles sanitarios son importantes, pero no puedes parar a las bacterias. ¡Es imposible!
-En nuestro país se han reportado casos mortales por varicela…
-Lo he oído, pero eso es porque, desgraciadamente, hay una escuela muy fuerte que aboga por no vacunar y eso nos lleva a contraer enfermedades que ya pensábamos que no existían. Lo peor es que los niños son los que no están vacunados y son bombas de transmisión. A la gente hay que educarla mucho.-¿Tiene algún fundamento este rechazo a las vacunas?
-¡Ninguno! Solo tienes que mirar la historia. Hay enfermedades que han sido erradicadas por las vacunas. La polio está erradicada de Europa gracias a las vacunas, pero resulta que ahora hay niños con polio porque los padres no los han vacunado.
-Ocurre con los jóvenes que toman a la ligera el VIH…
-Los muchachos ya no tienen miedo y no previenen porque no han vivido esos años de mortalidad. Es una de las tendencias más peligrosas que hay en la actualidad.

Escucha el programa completo sobre el tema: Rompiendo Esquemas