Una manera distinta de contar sobre el VIH en Argentina, pone en debate Comic que narra aventuras reales de enfrentar el VIH en ese país. 

Buenos Aires, Argentina.- ¡Hola! Soy Fauno. Desde 2008 vivo con Bicho. Es una cepa de VIH que se alimenta de mis defensas. Para evitar que me haga mierda le doy antirretrovirales así no me come a mí”. Así empieza una de las tiras de “Bicho y Yo”, un cómic de Lucas Fauno y Jon Amarillo que busca contar la realidad sin dramatismos del VIH. “Somos cuerpos intervenidos, cansados, fácilmente juzgables, parecería que todo el mundo puede opinar sobre las personas con VIH. Bueno, ahora nosotros contamos nuestra historia”, dijo al diario argentino LA NACIÓN Lucas Fauno.

Fauno es periodista, escritor, performer y tiene el “bicho”. Le pasó lo que a muchos cuando se enteró que era positivo, pero sintió la necesidad de hablar y expresarse sobre eso que era parte de su cotidiano. Así fue que en un momento empezó a desarrollar la voz de “Bicho y Yo”, pero fue cuando conoció a Jon que la idea que siempre estuvo ahí se materializó. “Yo hago que Bicho tenga un poco más de vida, le doy la ternura, que contrasta con Yo, que es más áspero y punk”, contó a LA NACIÓN el dibujante Jon Amarillo.

 

VIERNES 26/01 a las 14h ASAMBLEA ABIERTA FRENTE AL MINISTERIO DE SALUD!!! Están amenazando nuestra salud.

Una publicación compartida de Bichoyyo (@bichoyyocomic) el

Las ganas de representar de manera fiel la realidad de una persona en esta situación fue el motor para crear la tira. Incluso el uso del lenguaje del cómic, un medio tradicionalmente “masculino y heteronormativo”, tiene un peso importante para los creadores. “Casi no hay producciones audiovisuales y artísticas sobre VIH y SIDA”, se quejó Fauno. Lejos del Tom Hanks de Philadelphia, “Bicho y Yo” denuncia las desidias del sistema de salud público, cuenta qué pasa con los efectos secundarios de los antirretrovirales y bromea con las dificultades del online dating en aplicaciones para citas siendo positivo.

Para quien no está en contacto con la realidad del VIH, la misma puede ser más cercana a la de un Hanks con respirador en una sala de hospital. “Todo el tiempo nos planteamos nuestro discurso. ¿Cómo mostramos esto sin estigmatizar pero tampoco romantizar? No deja de ser una situación compleja vivir hoy en día con VIH pero a la vez pensamos cómo no llenar de miedo a la gente”, dijo Fauno.

Para ellos, “Bicho y Yo”, que sale publicado todos los jueves en la Agencia Presentes se enmarca en el movimiento “artivista”, arte con activismo y militancia política que busca cuestionar, romper y denunciar el orden actual. “El año pasado ‘Bicho’ aprendió a militar con el proyecto de ley de VIH que tomó 3 años de redacción. Tanto senadores y diputados miraron para otro lado y el proyecto volvió a foja cero sin pasar por ninguna comisión. Cuando pasó, hicimos flyers y convocatorias, y dibujamos una tira que parecía el ataque de los bichos, porque tenía esa doble lectura”, contaron.

Vivir con VIH
“VIH no es solo una pastilla, es una forma de vida”, dijo Fauno. Al ser una condición crónica, las pastillas se tienen que tomar todos los días, dos o hasta tres veces por día. “A mí me costaba un montón porque vivía en lo de mi vieja, mi familia no sabía. Los potes, quién me ve, quién no me ve, para nosotros mostrar la medicación también es algo muy político”, aclaró Fauno.

Pero de lo que nadie hablaba era de los efectos secundarios que puede traer el tratamiento. “La medicación es muy fuerte, necesitás controles de todo tipo, y el sistema médico es de por sí excluyente con turnos largos, la burocracia y la espera”, dijo el escritor. Sumado a los malabares en el sistema de salud, la discriminación por el virus y el aire de “algo habrán hecho” no termina. “Estamos lidiando en soledad, nadie habla de VIH en los medios. Tenemos que desandar un relato no solo para la gente, para nosotros también”, dijo Fauno.

VIERNES 26/01 a las 14h ASAMBLEA ABIERTA FRENTE AL MINISTERIO DE SALUD!!! Están amenazando nuestra salud.

Una publicación compartida de Bichoyyo (@bichoyyocomic) el

Cuando no hay una emergencia sanitaria que los obliga a denunciar las negligencias del Gobierno, “Bicho y Yo” se centra en romper con los prejuicios instalados sobre lo que es vivir con el virus. “El VIH tiene un discurso de pastilla y preservativo, se centra en un objeto, pero nunca se habla de quién usa o deja de usar, quién toma o quién no tiene acceso. De repente cuando decimos ‘Yo’ hay una persona con rostro, cuerpo, laburo, alegría, certeza y miedo”, explicó Fauno.

Fuente: Diario La Nación / Escribe: Juliana Mendoza / Link:  LaNación