Según familiares de madre de familia, clínica se desentiende de mala praxis médica y para evitar mayores gastos médicos agilizó trámites para su ingreso al SIS

Lima, Perú.- La modesta vida de la familia de doña Filiberta Aliano, cambió el 26 de agosto del año pasado, cuando la llevaron a la clínica La Luz, por un dolor abdominal y terminó inmovilizada para toda su vida a consecuencia de una presunta negligencia médica.

Filiberta hizo cuadros de convulsiones severos que no le permiten valerse por sí misma y ahora sobrevive con un ventilador mecánico en el hospital de emergencias Casimiro Ulloa.
Su caso aún es delicado, pero ya ha sido dada de alta, pese a que presenta 9 problemas de salud con inanición de sus miembros superiores e inferiores y anemia.

Pese a la situación, según Juan José Ollero Aliano, hijo de la anciana, acudió a los encargados de la Clínica La Luz, quienes le prometieron ayuda a cambio de no hacer visible el caso a la prensa, pero se han desentendido del problema. Incluso al ver la complejidad médica, lo indujeron a afiliarla al Seguro Integral de Salud (SIS) y evitar pagar los gastos de hospitalización que requería la usuaria en el Casimiro Ulloa.

Por este motivo, ayer se realizó un plantón en las afueras de la clínica La Luz para exigir justicia para doña Filiberta y pedir a la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud) agilice la investigación de la denuncia.

Cabe indicar que uno de los hijos de la agraviada debió viajar desde Argentina al Perú, para firmar un documento que solicitaba como obligatorio Susalud para iniciar la demanda.

Además, el Gerente General de la Clínica La Luz, Manuel Óscar Novoa Gómez,acusó a Juan y su hermana Bertha Ollero de hostigamiento y la prefectura le ha otorgado para impedir que los familiares se acerquen y soliciten la ayuda que necesitan para cubrir gastos médicos de doña Filiberta.