En la actualidad, el Perú recibe una subvención del Fondo Mundial en la denominada Nota Conceptual, donde se busca mejorar la detección de nuevos casos de VIH 

Escribe: Jhoselyn Rios / Conexión Vida

Lima,Perú.- Se estima que a finales del 2019 el Perú entre otros países de Sudamérica dejará financiamiento a través de Fondo Mundial para prestar servicios de salud y estrategias de prevención para el VIH, mientras que Panamá, Belice y Paraguay se irán retirando sucesivamente en este año.

La  ausencia de aportación para el Fondo Mundial, hace que cada vez el financiamiento se vea reducido y muchos de los gobiernos, como el Perú que no tiene una fuente especial la prevención del VIH, se vea afectado.

En la actualidad, el Fondo Mundial, brinda una subvención al Estado peruano, por intermedio de la Conamusa – Coordinadora Nacional Multisectorial de Salud– en la que se realizan trabajos de prevención para detectar nuevos casos de VIH, mediante brigadas móviles de atención, conformados por personal de salud, quienes acuden a barrios y espacios de socialización de la comunidad vulnerable al VIH y donde se realizan las pruebas rápidas para detectar el virus.

Además el Fondo Mundial aporta con su capital para el fortaleciendo las capacidades de las organizaciones comunitarias de personas afectadas, así como la eliminación de la discriminación.

“Queremos poner de manifiesto una realidad bastante desconocida. Las poblaciones más vulnerables por VIH en países de renta media están siendo abandonadas tanto por gobiernos como por donantes”, asegura Vanessa López, directora de Salud por Derecho, movimiento creado en Centroamérica para evitar que el Fondo Mundial se retire de Sudamérica y el Caribe.

Feria del VIH / Foto: Marlon Castillo

La campaña “Nadie puede desaparecer” denuncia por aquellos países de ingresos medios que irán perdiendo donaciones internacionales para luchar contra la pandemia e indicar a las poblaciones más vulnerables el peligro que corren, tras la privación de ayuda donde más de la mitad de personas viven con VIH, esto es realizado por la ONG “Salud por Derecho”.

 “Se supone que los gobiernos van a hacer lo adecuado y dejar de criminalizar estas poblaciones. Pero la evidencia nos muestra que esto no es así. En países de Europa del Este y Asia central que dejaron de recibir ayuda, se ha visto como las infecciones han crecido de manera desproporcionada”, afirmó López.

Según el Banco Mundial, cerca del 60% de las personas con VIH no vive en los países más pobres, sino en los países clasificados Renta Media (América Latina y el Caribe), una amenaza para aquellos países que dependen de estas donaciones.

Cabe recordar que en el año 2004, gracias al Fondo Mundial, el Estado logró establecer una política de entrega de tratamiento antirretroviral para el VIH. Al inicio los medicamentos eran comprados por dicha entidad global, posterior a ello el Ministerio de Salud asumió la responsabilidad de adquirir los medicamentos de manera paulatina. En la actualidad, son cerca de 40 mil las personas que toman tratamiento para controlar su diagnóstico.

 

Con información del diario El País.