La Fiscalía realizó una diligencia en la sede de IDL Reporteros, medio de comunicación que dio a conocer los audios que comprometen a consejeros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y magistrados del Poder Judicial en presuntos delitos de tráfico de influencias y corrupción.

Lima, Perú.- El Consejo Ejecutivo del Poder Judicial declaró en emergencia al Distrito Judicial del Callao por el plazo de 60 días calendarios y decidió constituir una comisión de trabajo para evaluar la gestión administrativa.

Dicha decisión se adoptó en sesión extraordinaria, luego de que se tomó conocimiento de las denuncias aparecidas en medios de comunicación, que comprometen a integrantes del mencionado distrito judicial.

“Constituir una comisión de trabajo, integrada por los señores consejeros Héctor Enrique Lama More, quien la presidirá; y Pedro Angulo Arana; así como, la señora Indira Camacho Miranda, Gerente General del Poder Judicial, para evaluar la gestión administrativa de la mencionada Corte Superior”, menciona el comunicado.

Se informó que dicha comisión de trabajo tendrá un secretario técnico, designado por la Gerencia General del Poder Judicial.

También dispone que la comisión designada, coordine con la Oficina de Control de la Magistratura del Poder Judicial, las medidas que resulten necesarias para superar la crisis en el Distrito Judicial del Callao, dentro del marco de sus competencias.

Nuevos audios 

Dos audios donde se escucha al presidente de la Corte Superior del Callao, Walter Ríos; y al juez supremo César Hinostroza, fueron difundidos esta tarde por el programa periodístico Panorama, a través de sus redes sociales.

El primero de los audios se escucha a Walter Ríos dialogar con Gianfranco Paredes, asesor de la Corte Superior del Callao. En parte de la conversación Ríos le solicita “diez verdecitos” como garantía de algo que no puede determinarse en el diálogo.

El contexto de esta conversación, entre ambas personas, todavía no se conoce.

 

En un segundo audio se escucha a Hinostroza conversar con un tercero, con quien organiza una cita con una persona a la que identifica como “señora K”.

El interlocutor, cuya identidad hasta el momento se desconoce, solo brinda una letra del nombre y precisa que se trata de “la Fuerza número 1”