La discriminación por parte de trabajadores de salud, fuerzas del orden, maestros, líderes religiosos y otros impide que quienes viven con VIH accedan a programas de prevención, tratamiento y otros servicios de salud sexual y reproductiva. Este lunes se inicia la Conferencia Mundial sobre Sida en Amsterdam, Holanda

Ginebra, Suiza.- Las nuevas infecciones por VIH aumentaron en unos 50 países, mientras los progresos alcanzados en otros aún resultan insuficientes y ocurren a un ritmo muy lento, alertó hoy un informe de ONUSida.

De acuerdo con ese estudio, los avances logrados entre la población infantil no se mantienen: los nuevos casos en menores de edad solo disminuyeron un ocho por ciento en los últimos dos años.

Poco más de la mitad de los niños que viven con VIH reciben tratamiento: el año pasado, 110 mil murieron de enfermedades relacionadas con el Sida, señaló ONUSida.

Asimismo, advirtió que la discriminación por parte de trabajadores de salud, fuerzas del orden, maestros, líderes religiosos y otros impide que quienes viven con VIH accedan a programas de prevención, tratamiento y otros servicios de salud sexual y reproductiva.

Michel SidibŽ, ONSIDA / Foto: Difusión

Según la investigación, las muertes relacionadas con el VIH avanzado no están cayendo lo suficientemente rápido y las nuevas infecciones están aumentando. En Europa oriental y Asia central, el número anual se duplicó, mientras que en Medio Oriente y África del Norte ha aumentado en una cuarta parte.

Alrededor del 40 por ciento de los pacientes no tiene todavía acceso a un tratamiento adecuado y si se mantienen esas tendencias, no podrán alcanzarse los objetivos fijados para el 2020, alertó el informe.

El ritmo del progreso en la lucha contra el virus de la inmunodeficiencia humana no se corresponde con las aspiraciones y se necesita actuar inmediatamente en ese sentido.

La respuesta mundial está en un punto precario si se espera cumplir con los objetivos fijados para 2020, entre los cuales se encuentran doblar el número de personas en tratamiento, acelerar el alcance de la prevención y detener las nuevas infecciones en niños.

Por ello, el director ejecutivo de ONUSida, Michel Sidibé, manifestó que hacen sonar la alarma para mover hacia mayores esfuerzos.


Debido al impacto de la implementación de la terapia antirretroviral, el número de muertes relacionadas con el VIH es el más bajo de este siglo (940 mil), sin embargo, el declive no es lo suficientemente rápido para alcanzar el objetivo de 2020 de llegar a menos de 500 mil, indican en ONU

En 2017, se estima que 36,9 millones de personas en todo el mundo vivían con el VIH, y solo 21,7 millones tenían acceso a tratamiento.

Fuente: Prensa Latina