Universidad, hospital y Colegio Médico archivaron sus denuncias por falta de pruebas

Escribe: Rodrigo Siancas / Conexión Vida

Lima, Perú.-La Universidad Cayetano Heredia separó definitivamente a la médico Rosa Canales, quien denunció ser víctima de acoso, hostigamiento y maltrato por parte de médicos y personal de dicha casa de estudios, desde el 2015.

“Me invitaban a salir, a tomar y uno intentó besarme a la fuerza”, relató a El Comercio en una entrevista de julio pasado. Por esos días recibió un mensaje escrito donde la amenazaban con quemarla.

De acuerdo a la resolución del Consejo Integrado de la Facultad de Medicina, de Estomatología y de Enfermería, difundida por El Comercio, la sanción se debe a infracciones en el reglamento disciplinario.

Estas infracciones que menciona el documento de su separación (FAMEE-SECRET-ACAD-080-2018) son realizar conductas inapropiadas que afecten la imagen de la universidad o la dignidad de los miembros de la comunidad universitaria, presentar información falsa y adulterar documentos, entre otros.

“En 30 días determinaron que me separan definitivamente y sin ver mis pruebas, tengo más de 300 denuncias en tres años […] Me truncan la carrera botándome a estas alturas”, declaró la denunciante a este Diario. Agregó que supuestamente la iban a citar el 11 de julio, pero “el papel nunca llegó”. Cabe destacar que Rosa Canales culminaría en dos meses los tres años de la especialización en cirugía abdominal.

Canales ha apelado la resolución pues la considera injusta. Además cuestiona que la Universidad no haya iniciado procesos contra los médicos que ella denuncia por acoso, por hostigamiento, violencia psicológica y maltrato laboral. Cabe señalar que ella también interpuso una denuncia penal contra médicos de dicha universidad en el Juzgado de Familia N°18.

Como se recuerda, la médica aseguró que sufrió el hostigamiento de varias maneras, desde el impedimento para entrar a salas de operaciones hasta la falta de asignación de una sede para culminar el residentado médico.

En tanto, la universidad indicó que se trata de una situación de índole académica por no adecuación al Sistema Nacional de Residentado Médico y no cumplimiento normativo.

“Se acordó imponer una medida disciplinaria consistente en una separación definitiva; decisión que aún no ha sido consentida pues se encuentra dentro del plazo establecido para presentar su recurso impugnativo”, respondió la universidad.

Por otro lado, señaló que Rosa Canales Cama denunció a 22 personas en el 2017, entre estudiantes (pre y posgrado), docentes, autoridades y ex autoridades. Sin embargo el caso fue archivado por dos instituciones: la Secretaría Técnica del Hospital Cayetano Heredia y el Colegio Médico del Perú, por no haber individualizado a los responsables, ni haber acompañado los medios probatorios. En su comunicado, la universidad finalizó reafirmando su compromiso con la lucha por la erradicación del acoso sexual.

Fuente: El Comercio