Colectivos piden mayor seguridad en las calles.

París, Francia.- El asesinato en París de la trabajadora sexual transgénero peruana Vanesa Campos, durante la noche del pasado 16 de agosto, ha generado una serie de movilizaciones en Francia, informaron medios internacionales. A la fecha se han encarcelado provisionalmente a cinco sospechosos por “ataque en banda organizada” y “robos en reunión con degradaciones”.

Vanesa había llegado al país europeo en el 2016 y enviaba cada mes dinero a su familia. Tenía 36 años y era natural de la zona de Cayaltí (Lambayeque).

La noche del 16 de agosto, mientras trabajaba en el parque del Bois de Boulogne (en el oeste de París), la peruana fue asaltada por un grupo que la golpeó y le disparó con un arma de fuego en el tórax cuando ella salió en defensa de uno de sus clientes.

Su muerte ha generado una serie de protestas del gremio de las trabajadoras sexuales y de militantes de la comunidad LGBT. Según los manifestantes, el asesinato de Vanesa Campos es consecuencia de una ley que introdujo las multas a los clientes de las trabajadoras sexuales en Francia.

Por esta medida, según los colectivos, las trabajadoras sexuales se han visto obligadas a ejercer sus labores en lugares menos vigilados por la Policía, lo que ocasiona que estén más expuestas a agresiones. Ellas piden justicia y seguridad.