Falta política de aseguramiento integral de salud para las personas con VIH, pues el tratamiento antirretroviral no garantiza las atenciones en salud

Escribe: Marlon Castillo / Conexión Vida

Lima, Perú.- Andrés, es el nombre ficticio de una persona real, que vive un verdadero drama por el continuo desabastecimiento de medicamentos para el VIH en el Perú. Prefiere que lo llamen Andrés para reservar su nombre, pero se anima a contar parte de su historia.

Andrés aporta al Seguro Social – EsSalud, hace 56 años y desde hace 17 vive con el VIH. Los constantes cambios en sus esquemas de tratamiento antirretroviral y algunos rechazos de los medicamentos, lo han obligado a ser uno de los usuarios más críticos del seguro social, ya que su actual tratamiento médico – según sus médicos- es el único disponible en la seguridad social para seguir con vida.

Hace casi un mes, EsSalud no le brinda el antirretroviral Ritonavir 100mg, y ahora deberá cambiar su terapia a un inyectable (Efuvirtide: T-20) que hace 3 años , le causó efectos adversos.

Para Andrés, la entrega de este medicamento, así como lo s otros tres de su terapia, son de vida o muerte, por lo que no le quedó otra alternativa que enviar una carta notarial a EsSalud y quizás en adelante demandar a dicha institución contra la vida el cuerpo y la salud de la mano con el colectivo GIVAR, que vigila el abastecimiento oportuno en la entrega de medicamentos para el VIH.

Carta notarial enviada a EsSalud

Conexión Vida llamó a farmacia del hospital Rebagliati, como si fuera cualquier usuario y la respuesta fue la misma: “Le recomendamos que saque una cita adicional para que su médico le cambie de terapia, por que ritonavir no hay en el mercado nacional, ni internacional”.

La respuesta de EsSalud, no es de todo clara, ya que el Ministerio de Salud entrega el mismo producto, sin complicaciones y además se encuentra dentro de la Norma Técnica de Atención al Adulto con VIH, aprobada hace unos meses por el Minsa, lo que asegura su disponibilidad.

Voceros de GIVAR, sostienen que se trataría de un problema entre EsSalud y el proveedor de este antirretroviral, ya que bajo el mismo argumento en el año 2016, el seguro social dejó de entregar este medicamento y les cambió de esquema a los usuarios, no obstante cuando llegó el medicamento, nuevamente los obligaron a tomar ritonavir, lo cual es perjudicial, pues se hace resistencia medicamentosa. EsSalud hasta la fecha no se pronuncia por el caso.

Sin pruebas de laboratorio

Los problemas sobre las falencias en el sistema de salud para las personas con VIH no son exclusivos de EsSalud; en el Ministerio de Salud (Minsa) también tiene fallas en el abastecimiento de medicamentos y ahora de insumos para pruebas de carga viral – mide el nivel de VIH por milímetro cúbico en la sangre – y el CD4 – que mide el nivel de sistema inmunológico – ambas pruebas son cruciales para conocer si el tratamiento para el VIH es efectiva o no y se debe practicar cada seis meses.

La falta de insumos para aplicarlas, ocasiona retrasos en el cambio de terapias. El Instituto Nacional de Salud (INS) es la encargada de comprar dichos insumos, pero hace un mes no se cuenta con las pruebas. El Minsa prometió que en octubre va a poner a disposición equipos móviles y modernos para agilizar las pruebas, sin embargo, mientras dura la llegada de los nuevos implementos médicos, no se debería detener la anterior modalidad.

¿Salud integral?

Otra de las esperas que vulnera el derecho a la vida y la salud, es la incorporación inmediata de las personas con VIH al SIS. En el 2017, la Defensoría del Pueblo emitió un informe en que solicita al sector Salud que catalogue a las personas con VIH como población vulnerable para que accedan de manera directa al SIS; a fin de que no solo cuenten con un tratamiento antirretroviral permanente y gratuito, sino que también accedan a otros servicios hospitalarios por su condición de salud.

Para Patricia Segura, jefa de la Dirección de VIH/Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual y Hepatitis del Minsa dar acceso directo al SIS a las personas con VIH es uno de los objetivos del sector que aún están en proceso de concretarse. El área legal del Minsa evalúa el reglamento del Decreto Legislativo 1346 (publicado en enero del 2017), que establece disposiciones para mejorar los servicios del SIS y en el que se calificaría a los pacientes con VIH como población vulnerable, explicó en una entrevista para el diario El Comercio.

Lo cierto es que muchas personas con VIH, deben pagar consultas médicas y hasta psicológicas para su atención. Además si tuviera una enfermedad oportunista por la baja de defensas, debería pagar por sus consultas, ya que si bien se habla de atención integral en VIH, la norma no provee gratuidad en las condiciones colaterales que pudiera tener una persona diagnosticada con el Virus de Inmunodeficiencia Humana.

Debemos señalar que las regiones de Lima, Callao, La Libertad e Ica en la costa y Loreto en la selva, concentran el mayor número de casos de VIH y también de notificaciones de sida, según reporta el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud (Minsa).

El informe estadístico, señala que en los primeros seis meses del 2018 se reportaron 2.551 nuevos casos de VIH y 465 de Sida en todo el país. De los cuales 2.009 son hombres y 541 mujeres. De la misma manera, hay 390 hombres y 75 mujeres que viven con Sida. Principalmente, entre los varones y personas jóvenes (entre 18 y 29 años) de zonas urbanas de las grandes ciudades del país, sobre todo de la costa y la selva (Lima y Callao, así como Loreto, Ucayali y La Libertad)