Consejos para cuidar nuestra salud bucodental 

Lima, Perú.- La salud bucodental es muchas veces dejada de lado a pesar de que guarda una estrecha relación con la salud general durante todas las etapas de la vida de cualquier persona. La boca es la puerta de entrada de los gérmenes a todo el organismo y es la parte del cuerpo donde se acumula un mayor número de bacterias.

Este factor muestra la importancia de su correcto cuidado como herramienta de salud preventiva, ya que su carencia provoca consecuencias muy importantes para la calidad de vida de las personas.

Más allá de enfermedades propias de la boca como pueden ser las caries, gingivitis, candidiasis o periodontitis, las bacterias también pueden ocasionar patologías relacionadas con la salud general como enfermedades renales, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Por este motivo es muy importante tener en cuenta la prevención a través de revisiones periódicas en clínicas especializadas, además de una correcta higiene en el día a día. Para ello vamos a ofrecer siete consejos muy útiles para cuidar los dientes de la mejor forma posible diariamente.

Cepilla los dientes después de cada ingesta de alimentos

Lo más recomendable es cepillarse los dientes después de cada comida, aunque si esto no es posible por determinadas circunstancias es importante hacerlo como mínimo tres veces al día. En cualquier caso, el cepillado nocturno es uno de los más importantes, ya que de esta forma se evita que los alimentos estén en constante contacto con los dientes durante tantas horas. Además, la saliva es la encargada de limpiar la boca naturalmente, pero durante la noche este fluido líquido se genera mucho menos por lo que se origina un espacio de vulnerabilidad que aprovechan las bacterias de los residuos de alimentos ingeridos durante el día.

Espera al menos 30 minutos para cepillarse los dientes

Uno de los errores más frecuentes es cepillarse los dientes justo después de comer. Sin embargo, la mayoría de las personas desconoce que al ingerir cualquier tipo de alimento o bebida se produce una modificación inmediata del pH de la boca. Este desequilibrio aumenta la acidez, por lo que si nos cepillas la boca justo ese momento extenderemos ese ácido por todo el esmalte favoreciendo su erosión. El esmalte es un tejido formado tejido formado por hidroxiapatita y proteínas cuya principal función es proteger los dientes frente a las agresiones externas. Sin embargo, su alto contenido en minerales lo convierten en un elemento muy vulnerable a los ácidos. Por este motivo es muy importante esperar al menos 30 minutos desde la ingesta de alimentos para cepillarse los dientes y no dañar este escudo protector de los dientes a medio y largo plazo.

Retirar todos los restos entre los dientes

El cepillo manual solo es la punta de un iceberg de un proceso más complejo y cuidadoso para conseguir una correcta salud bucodental. Durante cada cepillado hay que recurrir a otros sistemas como el hilo dental para retirar todos los restos acumulados entre los dientes, así como a los colutorios bucales para obtener una desinfección completa después de cada comida. Otra alternativa recomendable es la utilización de irrigadores dentales de uso doméstico. En cualquier caso, gracias a estos sistemas se pueden evitar problemas como la halitosis, causada generalmente por la presencia de restos de alimentos en la cavidad oral.

Cuidar la alimentación

Una alimentación saludable repercute directamente sobre la salud bucodental. El consumo de azúcar es uno de los factores que favorecen la proliferación de caries en la boca, por este motivo es aconsejable moderar el consumo de dulces y bebidas azucaradas. La fruta es el mejor sustituto posible de estos productos, ya que ayuda a limpiar la superficie de los dientes y de las encías. En cualquier caso, lo más recomendable es llevar una alimentación variada y equilibrada para conseguir una correcta salud bucodental a largo plazo.

Evitar el tabaco

El tabaco es uno de los principales enemigos de la salud bucodental. Además de la halitosis y la tinción en los dientes de tipo extrínseco, este hábito poco saludable se encuentra estrechamente relacionado con la enfermedad periodontal, provocando la pérdida de piezas dentales. Por otro lado, el tabaquismo es, junto al alcohol, la principal causa del cáncer oral. Una serie de factores suficientes para dejar el cigarrillo de lado para conseguir una buena salud bucodental y una mejor calidad de vida.

Consume abundante agua durante el día

La deshidratación provoca que la boca sea más propensa a infectarse e inflamarse, aspectos que generan una menor segregación de saliva. Como hemos comentado anteriormente, la saliva es la encargada de limpiar los dientes de forma natural, por lo que es muy importante beber abundante agua durante el día, especialmente durante los meses de calor. De esta forma mantendremos una boca limpia y fresca, además de reducir la afección de caries y enfermedades periodontales.

Realizar revisiones periódicas

La prevención es una de las fórmulas de éxito para mantener una buena salud bucodental. Sin embargo, el cuidado de los dientes necesita combinarse con revisiones periódicas en el dentista para que proceda a una evaluación completa del estado general de la boca, además de las tradicionales limpiezas bucales. Este procedimiento es un aspecto vital para prevenir posibles enfermedades o problemas, ya que de esta forma los contratiempos que se pueden detectar se pueden corregir con suficiente antelación.