Diresa confirmó otros dos casos. Semanas atrás pidió declarar emergencia sanitaria, pero ni Región ni Minsa hacen caso. Expertos temen epidemia.

Cusco, Perú.- Brote de sarampión en el Cusco empieza a convertirse en una amenaza para la salud, pero pocos le prestan atención. La Dirección Regional de Salud (Diresa) confirmó otros dos casos de niños contagiados con el virus en la provincia de Acomayo. Antes se detectó uno en el distrito metropolitano de San Jerónimo. Pero además hay cinco casos sospechosos. Después de 27 años podría volver a registrarse una epidemia por sarampión.

Hay que recordar que en 1991 empezó un brote de sarampión en Cusco. En menos de seis meses se convirtió en epidemia. Había más de 1200 contagiados, muchos de los cuales fallecieron. De la Ciudad Imperial el virus se propagó a todo el país, que registró más de 24 mil casos. Aquella vez, recuerda el jefe del área de Inteligencia Sanitaria, epidemiólogo Pablo Grajeda, cuando empezaron a detectarse los primeros casos ninguna autoridad hizo caso al peligro de la enfermedad viral, que es altamente contagiosa.

Ahora se repite la historia de la desidia que costó varias vidas. La Dirección Regional de Salud (Diresa) envió hace unas semanas un plan para emprender un barrido con vacunación a 450 mil cusqueños menores de 24 años, que son los más propensos a contagiarse.

Ese documento considera una inversión de 4 millones 611 mil solespara la compra de vacunas y despliegue de personal a todas las provincias. Con ese documento sustentan además el pedido para que se declare en emergencia sanitaria a la región. Ni el Gobierno Regional de Cusco ni el Ministerio de Salud (Minsa) han prestado atención al pedido.

¿PORQUE REPENTINO BROTE?

El jefe del área de Inteligencia Sanitaria de la Diresa, Pablo Grajeda, sostuvo que el brote del sarampión se debe a dos razones: el descuido de los padres de familia que no cumplieron con vacunar a sus hijos, y la llegada de turistas de otros países donde existe ese virus en cantidades importantes.

Grajeda además dijo que los niños deben recibir dos vacunas antes de los cinco años para quedar inmunizados a los efectos del virus. Si no los vacunaron en ese periodo, pueden ser inmunizados ahora y en forma gratuita en todos los establecimientos del salud. Lo que va a faltar son vacunas para los mayores de 10 años.

DEJA SECUELAS

El médico Pablo Grajeda, jefe del área de Inteligencia Sanitaria, explicó que el sarampión, además de ser peligroso, deja secuelas graves en los contagiados. Un niño que padezca del virus puede quedar con problemas auditivos, ceguera y retardo mental y en el crecimiento. Inclusive en algunos casos puede aparecer la tuberculosis.

Cabe precisar que el plan se hizo pensando en aquellas personas, y sobre todo niños, que no fueron vacunados por descuido de sus padres. Según las cifras que maneja Diresa, 28 de cada 100 niños menores de 10 años no fueron vacunados contra el sarampión.

Fuente: La República