El 94% de los casos corresponde a niños de entre 0 y 11 años. Desde el 2019 mujeres gestantes podrán recibir vacuna de manera en centros médicos públicos.

Lima, Pérú.- Hasta setiembre del presente año se han registrado en el Perú 502 casos de tos ferina, según el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades . Esto representa un aumento de hasta 130% con respecto al mismo periodo en el 2017. Además, esta enfermedad también ha provocado la muerte de 8 personas en lo que va del año.

Según el Dr. Raúl Urquizo, decano del Colegio Médico de Lima, más del 90% de los casos de tosferina o pertussis en el país corresponden a niños menores de 11 años, quienes precisamente son el grupo más vulnerable. “Esta enfermedad, que afecta las vías respiratorias, puede ser inofensiva en la mayoría de adultos; sin embargo, cuando se presenta en menores puede provocar dificultad para respirar, cuadros de neumonía e incluso la muerte”, señaló el especialista.

El experto indicó que la tosferina se contagia con facilidad de una persona a otra, al toser o estornudar e incluso solo al pasar mucho tiempo en contacto cercano con alguien infectado. Por ello, en la mayoría de los casos, los bebés y niños son contagiados por otros miembros de la familia de más edad como hermanos y padres, quienes pueden tener esta patología y no lo saben, ya que no provoca síntomas en ellos. Por ello, la prevención es un tema clave.

Para el Dr. Urquizo, la vacunación es la medida de prevención más efectiva. Además, es importante que esta se aplique tanto en niños, como en adolescentes y adultos para evitar que estos últimos sean fuente de contagio. Además, la vacunación en mujeres gestantes también es clave, debido a que con ella las madres desarrollan anticuerpos y algunos de ellos pasan al recién nacido. En el Perú, a inicios de agosto, el Ministerio de Salud incluyó la vacunación de mujeres gestantes en el Esquema Nacional de Vacunación, lo cual se hará efectivo en el 2019.

Adicionalmente, el Dr. Urquizo señala que si no se ha realizado la vacunación necesaria los padres deben prestar especial atención a los síntomas en los bebés y niños, sobre todo porque algunos de estos pueden ser confundidos con los del refrío común. malestar, tos persistente y fiebre. Cabe indicar que, en muchos casos la tos puede ser mínima o incluso estar del todo ausente, pero sí se presentará lo que se conoce como “apnea” o pausas en el patrón de respiración del niño y cambio de color en la piel (azulada), producto de la dificultad para respirar .