Mañana se inicia paro de 24 horas. El Minsa espera que médicos depongan medida de fuerza.

Lima, Perú.- Los médicos del Ministerio de Salud anunciaron que mañana jueves 25 de octubre, realizarán un paro de actividades a nivel nacional de 24 horas. Al respecto, el presidente de la Federación Médica Peruana, Danilo Salazar, indicó que las áreas de emergencia y cuidados críticos no se unirán a la protesta.

“Se está convocando a un paro nacional este jueves 25 porque hay múltiples temas y múltiples deficiencias en el sector salud (…) Ese día la consulta externa se va a suspender, pero todo lo que es cuidados intensivos, emergencias y sala de operaciones seguirán atendiendo. Es un paro a nivel de consultorios externos, consulta ambulatoria”, dijo.

Foto: Difusión

En ese sentido, indicó que en el Ministerio de Salud son aproximadamente 23 mil médicos los que acatarán la huelga y que exigen al presidente Martín Vizcarra que ponga como prioridad número uno la salud en el Perú.

“Lo que queremos es que cambie de una vez por todas nuestro sistema de salud y la única forma de cambiar es que se incremente el presupuesto en el sector salud”, manifestó Salazar.

Finalmente, refirió que entre sus pedidos también está un incremento salarial que hasta el momento no se lleva a cabo. “Hay una escala salarial que se debe incrementar en forma progresiva, lo que significa que este año deben darnos un poco más que el año pasado”, sostuvo.

Minsa pide diálogo 

El Ministerio de Salud exhortó a los profesionales del gremio médico, enfermeras y obstetras a deponer las medidas de protesta anunciadas y continuar el diálogo abierto, pues hasta la fecha se están cumpliendo los compromisos asumidos.

Según el Minsa, en los últimos tres años el presupuesto del sector se ha incrementado aproximadamente en 5,000 millones de soles, lo que ha permitido cumplir con los incrementos salariales acordados, entre otras demandas.

En ese sentido, hizo un llamado a los profesionales y personal de la salud a continuar realizando la atención de manera normal en pro del bienestar de la población, garantizando la prestación del servicio de salud.

Cabe indicar que los más perjudicados en este tipo de paralizaciones, son los pacientes y usuarios, quienes muchas veces tienen citas programadas e intervenciones quirúrgicas, que deberán ser aplazados por un problema que el gobierno y los profesionales de la salud no logran solucionar.