Aunque los esfuerzos para mejorar la cobertura de las personas con VIH en tratamiento con antirretrovirales abarca al 73% de las personas diagnosticadas,  menos de la mitad han logrado efectividad en la medicación

Escribe: Marlon Castillo / Conexión Vida

Lima, Perú.- A poco más de un mes para conmemorar  el Día Mundial de la Respuesta frente al VIH/Sida (1 de diciembre), el principal problema de la epidemia del VIH en el Perú, además del estigma,  discriminación y el diagnóstico tardío, es la poca efectividad de la terapia con  antirretrovirales en las personas del programa TARV (Tratamiento Antirretroviral), pues apenas  el 42% de los que consumen el TARV  logró reducir la cantidad de virus en la sangre, según cifras oficiales del Ministerio de Salud – Minsa a junio de 2018.

El objetivo de la toma del TARV  es lograr la “supresión viral” hasta llegar a niveles “indetectables”, para permitir la cronicidad de esta condición de salud y disminuir la aparición de enfermedades oportunistas que concluyen en fase Sida y pueden poner en riesgo la salud de los usuarios.

Presentación del Informe de la Mesa de DD HH y VIH en base a las metas 90-90-90 de Onusida

Esto significa, que de los 52 mil 549 personas que se encuentran en tratamiento antirretroviral,  22 mil han sido adherentes al tratamiento, logrando una supresión virológica y el 58% (30 mil aproximadamente)  aún corre riesgo, pese a contar con un método farmacológico.

Los últimos estudios sobre la supresión virológica han evidenciado que  previene la morbilidad y la mortalidad de las personas con VIH, y también tiene claros beneficios de prevención del VIH, por lo que durante la Conferencia Mundial sobre Sida en Holanda, en la que Conexión Vida participó se acuñó la frase Indetectable =Intransmisible.

Factores que impiden la supresión virológica 

Podrían ser uno o  varios factores a la vez, que impiden que una persona que vive con el VIH y toma tratamiento TARV no logre disminuir la cantidad de virus en su sangre y mejorar el sistema inmunitario.

El diagnóstico tardío, es uno de los motivos, ya que por lo general las personas con VIH conocen su estado de salud, cuando acuden al hospital con infecciones oportunistas y muchas veces en estadío Sida.

La adherencia al tratamiento es crucial. La persona que inicia el tratamiento debe saber que es de por vida y debe tomarlo a tiempo y tal cual el médico lo indica.

En este aspecto, el desabastecimiento de medicamentos o el fraccionamiento, es un problema serio que el colectivo de vigilancia de la provisión oportuna de antirretrovirales – GIVAR-ha detectado, con un total de 81 denuncias hasta el 22 de octubre del presente año.

Existen además factores biológicos y sociales. Muchas veces los medicamentos ARV no dan efectos y para ello, se les debe realizar pruebas de genotipo a los usuarios para determinar el tratamiento preciso que requiere.  En el aspecto social, el estigma y la discriminación, aún es una barrera para la adherencia al tratamiento. Los problemas emocionales y el estrés también.

También puedes leer: Michiel: Estoy indetectable al VIH por los antirretrovirales

Lima y Callao tienen más casos de personas con VIH en tratamiento 

Las ciudades de Lima y Callao, no sólo ocupan los primeros lugares con diagnóstico VIH positivo, sino también las que albergan 31 mil 592 personas en tratamiento.

La Dirección Integrada de Salud de Lima Centro (DIRIS) alberga el mayor número de personas en tratamiento con más de 17 mil 700 personas. En esta jurisdicción se encuentran hospitales como Arzobispo Loayza, Dos de Mayo y centros de salud especializados del programa TARV.

La supresión virológica es verificada mediante una prueba denominada Carga Viral, en la que el  Ministerio de Salud con apoyo financiero del Fondo Mundial adquirió 36 modernos equipos GeneXpert con el propósito de optimizar la atención de las personas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el diagnóstico de Tuberculosis en los centros de salud de Lima y regiones.

El  GeneXpert facilita en dos horas conocer la cantidad del virus en la sangre del usuario, dentro del proceso de evaluación de la carga viral para medir la respuesta a la terapia antirretroviral.