• Fechas como esta son un buen momento para educar a los niños sobre el hábito de comer saludable.

Lima, Perú- Halloween es quizás una de las fechas más divertidas para los pequeños, por los disfraces y todas las golosinas que les pueden regalar. Sin embargo, esto no significa que puedan comerlas sin control, al contrario, este debe ser un momento en el que se deben reforzar los hábitos saludables.

Jenny García, de SANNA Nutricionistas a Domicilio, explica que para tener una dieta balanceada, debemos ser creativos e informarnos sobre cómo incluir opciones saludables en fechas donde hay un mayor consumo de golosinas (con azúcar, grasa saturada, sodio, colorantes y demás). Por ello, nos brinda algunas recomendaciones:

Si tu niño asiste a una fiesta
• No obviar las comidas previas a la salida y, dependiendo de lo que se consuma, después puede comer algo más ligero de lo usual.
• Llevar agua como bebida y así evitamos añadir dulce a lo que se vaya a consumir.
• No llevarse nada de la fiesta. En casa lo mejor es no tener nada de golosinas.
• Incluir juegos como parte de la salida, así fomentamos la actividad física y evitamos que el centro sea la comida.
• Si nuestros niños presenta alguna enfermedad crónica (obesidad, diabetes) o tienen alergias, son intolerantes a la lactosa y al gluten, debemos revisar las etiquetas y ser extremadamente cuidadosos con ellos.

Si vas a organizar una reunión o quieres regalar algo saludable
• Pop corn casero.
• Festival de frutas como brochetas, como helados, bañados con chocolate bitter.
• Kekes con frutas secas.
• Gelatinas con fruta picada (presentarlo en diversas formas usando moldes) y puedes prepararla con jugo de fruta y colágeno.
• Panquequitos o wafles de avena.
• Refrescos naturales (la chicha morada es una bebida llena de antioxidantes y muy rica).
• Postres clásicos como el arroz con leche, mazamorra morada.

“La forma de llamar la atención de nuestros niños es cómo presentamos esa mesa de opciones saludables. Recordemos que ¡todo entra por los ojos! En especial entre los niños”.

La especialista comentó que un niño obeso tiene mayores probabilidades de seguir siéndolo en la edad adulta, lo que además puede llevar al riesgo de desarrollar enfermedades crónicas y muerte prematura, más aún si consideramos que el sobrepeso y obesidad en niños entre los 5 y 9 años alcanza el 24.6% de la población, es decir que 1 de cada 4 menores ya presenta una acumulación excesiva de grasa en su cuerpo.

“Desde pequeños, debemos hablar claro con nuestros hijos porque ellos tienen derecho a estar informados. Háblenles de los riesgos de consumir mucho azúcar y alimentos procesados con sustancias que no nos alimentan y que, por el contrario, hacen daño. Es un buen momento para para educarlos sobre los riesgos a su salud”, explicó.

Tome nota
La alimentación de nuestros hijos, debe incluir 3 comidas principales y 2 snacks, las cuales se van a consumir entre las comidas principales. Un buen snack no debe superar el 10% de las calorías totales del día; es decir no debe contener más de 200 kcal, debe ser bajo en sodio y azúcar y que no superar los 3 gramos de grasas saturadas por porción.