Colectivo de vigilancia de medicamentos recibió hasta el 28 de noviembre, 88 denuncias por falta de antirretrovirales.

Lima, Perú.- La falta de medicamentos para el tratamiento del VIH, es un problema recurrente en el país y pone en riesgo la salud de las personas que viven con esta condición de salud.

En lo que va del año, el colectivo de vigilancia GIVAR recibió 88 denuncias por desabastecimiento de antirretrovirales para el VIH; 16 más que las del año pasado y 23 frente al 2016.

59 de las quejas provienen de hospitales del Ministerio de Salud (Minsa), 28 del seguro social (EsSalud) y una de la Sanidad de la Policía Nacional.

El informe presentado por GIVAR, indica que entre los meses marzo – abril y agosto – octubre, se recibió el mayor número de quejas por la falta de medicamentos, tales como: ritonavir, atripla, raltegravir, darunavir y efuvirtide. Este último, es un inyectable que tiene un alto costo y lo usan personas que han hecho resistencia a varios tratamientos y se encuentran en terapia de “rescate”.

“Este año ha sido difícil, ya que la coyuntura política que ha vivido el país, impactó de manera negativa en los procesos de compra, pues hubo retrasos en las compras y problemas con los proveedores que no entregaron a tiempo los medicamentos”, detalló Marlon Castillo, coordinador de GIVAR.

En el Perú, unas 52 mil personas con VIH ya se encuentran en tratamiento antirretroviral (TARV), lo que representa un 80% de cobertura en la atención en salud, no obstante, apenas el 42% de los que consumen el TARV logró tener supresión virológica, es decir reducir la cantidad de virus en la sangre, según reporta el Ministerio de Salud a junio de este año.

Castillo sostiene que uno de los factores que impide mejorar los niveles de indetectabilidad del virus, es el desabastecimiento y fraccionamiento en la entrega de medicamentos.

“Tenemos un grave problema con el abastecimiento de ritonavir en hospitales del Minsa y EsSalud, sin embargo, para salir del problema los médicos cambian de manera arbitraria la medicación a los usuarios, lo que hace que puedan hacer resistencia medicamentosa”, advierte Castillo.

Acceso al SIS

Otra de las dificultades, es la barrera económica para acceder al tratamiento antirretroviral, cuando no se cuenta con seguro de salud. Si bien el programa TARV es gratuito, los exámenes, consultas y servicios previos al inicio al tratamiento son cobrados por los hospitales y pueden costar hasta 300 soles. El Minsa y el Seguro Integral de Salud, aún no se ponen de acuerdo en declarar a las personas con VIH como población vulnerable para incorporarlas a un régimen subsidiado, pese a que desde el año pasado se tiene un proyecto de Decreto Supremo, que resolvería este problema.

Dato: Cabe indicar que GIVAR está conformado por 15 organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Sí, da Vida; Prosa, Cepesju, Via Libre, Impacta, Red Sida Perú, Comunidad Internacional de Mujeres con VIH, Acción Internacional para la Salud, Aid For Aids, Movimiento de Personas que viven con el VIH, Voluntades Lima Norte, Tierra de Niños y Niñas Libres, Justicia en Salud, Ángel azul, etc.