El VIH en niños y mujeres de la región en Piura

18-1_bbb_gv_vih_sida-despistaje-Noticia-706478

Piura.- En los últimos 32 años, la Dirección Nacional de Epidemiología ha registrado 583 menores de cero a cuatro años infectados con el VIH; de ellos 290 son varones y 293 mujeres, según reveló el gerente regional de Desarrollo Social del Gobierno Regional de Piura, José Calle Sosa, quien dijo además que en lo que va del año se han reportado en el Perú 1,463 casos de esta enfermedad, de los cuales 81 son mujeres.

Al respecto el responsable de la Oficina de Prensa y Comunicaciones ONG “Sí, da Vida”, Marlon Castillo Castro, señaló que existen en el Perú 3,709 casos de personas con VIH menores de 10 a 14 años de edad; de los cuales 2,677 son varones y 1,032 mujeres.

Respecto a la región Piura, se han registrado 2,865 casos de pacientes con el virus, esto durante el período de 1983 a diciembre de 2014; de los cuales 283 se hallan en etapa de enfermedad y 230 en etapa de VIH, es decir, que aún no presentan síntomas.

De ellos el 76.1% de los casos corresponde a personas con edades que fluctúan entre los 25 y 29 años de edad, lo cual demostraría que la edad de la infección se encontraría en la adolescencia o en los primeros años de la juventud. Los casos predominantemente se concentran en Piura y Sullana, seguidos de Castilla, Pariñas, Paita y Chulucanas, principalmente en las capitales de distrito.

Castillo asegura que son preocupantes las cifras registradas a nivel del país. “Al parecer el estado se ha quedado dormido y hasta el momento no ha innovado estrategias de prevención”, anotó.

Subrayó que aún existe una brecha enorme en el campo de la prevención, detección de casos y problemas en el abastecimiento de medicamentos en diversas partes del país. Y añadió que si bien es cierto las cifras son preocupantes, el índice de casos ha bajado en comparación a otros años.

“La reducción de casos es un logro por haber aplicado la norma de profilaxis”, anotó.

José Calle puntualizó que en el 2014, la región registró 27 casos de VIH en gestantes, a quienes se les programó tratamiento retroviral y tuvieron que traer al mundo a sus hijos mediante cesárea, para evitar la contaminación de los pequeños por vía natural. El funcionario resaltó la urgente necesidad de que los establecimientos de salud cuenten con pruebas rápidas del VIH, así como la leche materna sea almacenada para los recién nacidos, además de los medicamentos, para que el riesgo de contagio disminuya sustancialmente.

“La meta es seguir los pasos de Cuba, que erradicó la transmisión de la enfermedad de madre e hijo”, rescató.
Recomendó tener cuidado con las transfusiones de sangre que puedan realizarse, para evitar estos contagios.
Castillo Castro aseguró que la ONG que representa se dedica a brindar talleres de automanejo, apoyo psicológico y legal para mejorar la calidad de vida de las personas que viven con VIH a nivel nacional.
Asimismo hacen incidencia política y pública para mejorar la normativa relacionada con la prevención y la no discriminación hacia las personas que padecen este mal. En la región Piura funciona un albergue para menores portadores de este mal, donde se les brinda la atención necesaria para que continúen su vida de manera normal.
Este albergue de la ONG “Asociación por la Vida” se ubica en el asentamiento Santa Rosa, y también trabaja en la prevención y reducción de la discriminación hacia estos menores.
A fin de visibilizar la situación oculta del VIH en la niñez y la infancia, la Gerencia Regional de Desarrollo Social desarrollará este martes el encuentro regional “Visualizando el rostro oculto del sida: niños, niñas y adolescentes con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana”.

Reos participaron de despistaje
El médico del Hospital Santa Rosa, César Guerrero Ramírez, manifestó que el pasado 15 de setiembre cuatrocientos internos del Establecimiento Penitenciario de Piura participaron de la campaña de sensibilización y despistaje de VIH-Sida, con el objetivo de detectar a la población contagiada para brindar atención y una mejor calidad de vida.
El galeno sostuvo que los talleres de sensibilización son de mucha ayuda, ya que permiten explicar a los participantes que esa enfermedad no es sinónimo de muerte, como antes se pensaba, sino más bien se debe tratar para tener una mejor calidad de vida.
“A través de estas campañas y despistajes sabemos si tenemos o no la enfermedad”, remarcó el médico César Guerrero Ramírez en declaraciones al diario La República.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here