Ordenan indemnización a favor de niño mexicano que por negligencia medica adquirió VIH en hospital del Seguro Social

Foto: Minsa

 

La Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó a un menor que adquirió el VIH mediante una transfusión de sangre en un hospital del Instituto Mexicano de Seguridad Social 

Ciudad de México, México.— La Suprema Corte de Justicia condenó ayer al Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) a pagar casi 21 millones de pesos de indemnización por negligencia médica, al realizar una transfusión con sangre contaminada con  el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) a un niño de doce años que estaba internado en el Centro Médico Nacional La Raza.

Luego de ocho años de litigios, la segunda sala resolvió que el IMSS tiene que pagar 11.6 millones de pesos por daño moral y 9.3 millones de pesos por daño personal, al resolver una demanda de responsabilidad patrimonial del Estado presentada por Javier Montiel, padre del afectado.

El caso resultó hace ocho años en la recomendación 42/2009 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que el IMSS aceptó, pero con una indemnización de sólo 1.3 millones de pesos, que el Tribunal Federal de Justicia Administrativa incrementó a 3.7 millones cuando revisó el asunto en primera instancia en 2014.

Además de subir a 20.9 millones de pesos la indemnización, la Corte ordenó al TFJA que dicte nueva sentencia condenando al IMSS a brindar atención médica gratuita y de por vida al menor –que ya es mayor de edad–, así como atención psicológica a su familia.

“La justa reparación en este caso debe remediar monetariamente el contagio de VIH-Sida en la vida adulta del menor quejoso, ya que limitó las opciones en su proyecto de vida, incluyendo el desarrollo de una vida sexual plena y una familia, además de que le generó un daño material al acotarle las opciones laborales y limitarle con ello su ingreso potencial”, afirmó la sala al calcular el monto del daño personal.

Foto: Patricio Fuentes Y./ La Tercera

La sentencia incluye un estudio detallado sobre las cargas, estigmas y restricciones que el VIH impone a quienes viven con esta condición crónica de salud, la reducción en la expectativa de vida y los problemas para conseguir empleo, entre muchos otros.

El entonces menor contrajo el VIH en abril de 2008, cuando fue internado de manera urgente por requerir un trasplante y trasfusiones inmediatas.

La sangre había sido donada un día antes por una mujer, que al contestar el cuestionario respectivo advirtió que recientemente le habían sacado dientes y se había hecho perforaciones para aretes, por lo que debió ser excluida de acuerdo con la NOM en la materia.

El Banco Central de Sangre de La Raza no la excluyó y no detectó el virus sino hasta realizar una segunda prueba, el 21 de abril, cuando ya se habían hecho varias transfusiones a éste y otro menor, también incluido en la recomendación de la CNDH, con la sangre infectada.

“El cuestionario no le fue entregado a la donante conforme al protocolo, o bien, existe una inconsistencia en las fechas plasmadas en el expediente, o el cuestionario se llenó con motivo de una posterior donación”, explicó la Corte.

Apenas la semana pasada, la primera sala de la Corte condenó al Gobierno de la Ciudad de México a pagar 20 millones de pesos a la madre de una niña de tres años que murió por varicela mal atendida.

Consideraciones

• Limitó sus opciones en su proyecto de vida

• Coartó el desarrollo de una vida sexual plena

• Condicionó la formación de una familia.

• Acotó las opciones laborales, por lo tanto su ingreso

• Lo condenó a vivir con una carga de estigmas y restricciones

• Le redujo su expectativa de vida

Fuente: El Diario MX 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here