Navidad sin familia y sin medicinas para el VIH

Foto: Composición / Conexión Vida

Tanto peruanos como extranjeros que viven con el VIH, deberán pasar fiestas sin tratamiento médico, por falta de stock de algunos productos en los hospitales del Ministerio de Salud y Seguro Social.

Escribe: Marlon  Castillo Castro / Conexión Vida

Lima, Perú.- Bruno, tiene 31 años y desde hace tres meses reside en el Perú. Tiene un diagnóstico por VIH hace más de 8 años y esta navidad, dice nunca la  olvidará, pues será la primera vez que no podrá estar cerca de su familia en su natal Venezuela. A esta tristeza se le suma la preocupación por no tener tratamiento antirretroviral, ya que en el hospital Carlos Lanfranco La Hoz de Puente Piedra, le informaron que no había el Atripla.

El  tratamiento antirretroviral, tiene como objetivo mantener la carga viral por debajo de los límites de detección en las personas con VIH y eso lo consigue Atripla, compuesto por los medicamentos efavirenz, emtricitabina y tenofovir, que en éstos días presenta escasez.

El ciudadano venezolano, que no tiene trabajo estable, sostiene que para iniciar el tratamiento antirretroviral, debe pagar consultas y pruebas médicas.

“Nada es gratuito, porque aquí es consulta tras consultas y las consultas lo hacen, yo lo veo para el beneficio del médico, porque el médico cuando te ve, no es gratuito… Tu pagas la consulta para que te pongan el sello, el médico ni siquiera te toca. La consulta generalmente vale 8 soles y si te mandan alguna placa cuesta 20 o 30 soles. Yo calculo que son 15 a 18 consultas y más lo que te mandan, lo único gratuito fue la Carga Viral, pero hace tres meses no me dan los resultados”, explicó Rubén en una entrevista a Conexión Vida.

Precisó que hasta ahora no logra tomar medicamentos, porque no hay en el hospital. Precisamente el colectivo de vigilancia Givar, informó el 21 de diciembre, que habían recibido denuncias por falta de 4 medicamentos para el VIH en hospitales del Ministerio de Salud y EsSalud, incluso faltaba medicinas para niños con VIH.

Para Rubén, estar fuera de casa y vivir angustiado por no conseguir los medicamentos, significa no haber logrado el objetivo por el que viajó desde tan lejos para sobrevivir.

“Es la primera vez que dejo mi país y para mí pasar la navidad es deprimente… Estamos en una situación complicada y creo que deben haber casos más complicados porque hay personas que ni siquiera tienen sitio para dormir y comer. Imagínese que uno tenga que pagar 200 o 300 soles para pruebas antes de recibir un medicamento, no tiene sentido”, expresó.

Muerte en diciembre

Bruno no es el único extranjero que pasará una navidad sumida en la tristeza, ya que en esta misma situación se encuentran los hermanos y amigos de  Roberto y José, dos ciudadanos venezolanos que han muerto a inicios del mes de diciembre, sin tener algún tipo de protección social que les pudiera haber mejorado su atención en los hospitales de Lima.

“La vida nunca será la misma sin Roberto. Vino al Perú para salvar su vida y ahora lo tenemos en cenizas, lejos de la familia más cercana”, señala la hermana de uno de los fallecidos, que debió recurrir a la ayuda de las ONG para poder cremar el cuerpo del joven padre de familia.

Composición: Conexión Vida

La situación de los migrantes en el Perú, no es del todo buena. El gobierno en materia de salud, aún no ha implementado un plan para temas relacionados con salud, no sólo preventivo, sino de atención de aquellas personas que llegan con condiciones crónicas de salud.

Lamentablemente la salud para peruanos o extranjeros, sigue siendo un asunto de servicios (muchos deben ser pagados por los usuarios) antes que derechos y la ansiada universalización de la salud integral, es un anhelo que se perfila como un modelo privatizador del sistema.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí